Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP y otro partido local desalojan al PSOE de la alcaldía de Sevilla la Nueva

El nuevo alcalde se encargará del urbanismo, del medio ambiente y de la seguridad

Una alianza entre el PP y un grupo de concejales independientes expulsados de esta formación gobierna desde ayer el municipio de Sevilla la Nueva, tras arrebatar el sillón presidencial al PSOE en una moción de censura. El nuevo alcalde, el popular Ernesto Téllez, aseguró que "el desgobierno de la localidad" les ha llevado a tomar esa decisión con el Grupo Popular Independiente (GPI), mientras que la anterior regidora, Pilar Barroso, asegura que detrás de "esta maniobra política" sólo hay una gran operación especulativa.

Sevilla la Nueva ha estado marcada en los últimos años por convulsiones políticas y mociones de censura periódicas. El actual alcalde, Ernesto Téllez, ya gobernó hasta el 1 de septiembre de 2001. Precisamente, le desalojó del sillón presidencial Juan Antonio Teresa, actual portavoz del GPI, que fue expulsado del PP tres meses más tarde. Ahora, sin embargo, se han unido ambos para desbancar al PSOE.Una de las condiciones que ha puesto ahora el PP para presentar la moción de censura fue la dimisión de Ángel Batanero como presidente del GPI, según explicó el secretario regional del PP, Francisco Granados. Batanero (alcalde de Sevilla la Nueva hasta 1999) y Teresa estuvieron en conversaciones con el anterior secretario regional de los populares, Ricardo Romero de Tejada, para formar un equipo de gobierno conjunto en Sevilla la Nueva a principios del mandato, en 2003. En aquel entonces, el nuevo alcalde, Téllez, declaró que tenía claro "desde el principio que no se podía pactar con aquellas personas". Dos años después, las cosas han cambiado para este político.

La moción de censura se celebró en el centro de interpretación de la localidad ante un centenar de vecinos y políticos regionales. Hubo gritos a favor del cambio de alcalde, pero la mayoría fueron en contra de Téllez y Teresa. "No sales del Ayuntamiento ni aunque te peguen dos tiros" y "así se puede comer y tener traje y corbata, hasta que te han echado del PP [en relación a Teresa]" fueron algunos de los gritos contra ambos políticos.

Téllez justificó la moción de censura contra la socialista Barroso en "la ineficacia" mostrada por ésta en los dos años que ha gobernado el Ayuntamiento. "Esta decisión no usurpa la voluntad de los electores. También se da en democracia el aunar esfuerzos para desbancar a una fuerza política que gobierna en minoría", añadió el portavoz del PP.

"Soluciones innovadoras"

Barroso, por su parte, mantuvo que en el tiempo en el que ha sido alcaldesa ha aplicado siempre "soluciones innovadoras, bajo la más absoluta legalidad". Y repasó sus logros en el bienio, como la construcción del centro de interpretación, el comienzo de la nueva sede del Ayuntamiento, la reforma de las piscinas municipales y la renovación del asfaltado y la iluminación de diversas calles. "He llamado a todas las puertas para pedir y para exigir en favor de Sevilla la Nueva", concluyó.

En la misma línea intervino Juan Antonio Castaño, portavoz del PSOE (cuatro ediles), quien acusó de servir a "intereses especulativos y urbanísticos" a los tres concejales del PP y a los cuatro del GPI. "Falsean la realidad al decir que el municipio está paralizado. ¿Cuáles son las auténticas razones que les han llevado a la moción de censura? ¿Qué oscuros intereses les mueve?", se preguntó Castaño.

El portavoz del GPI, Juan Antonio Teresa, destacó que Barroso ha sido incapaz de presentar unos presupuestos municipales en los dos años en que ha dirigido Sevilla la Nueva: "Ha sido un fracaso estrepitoso en todos los aspectos".

Ernesto Téllez juró su cargo entre abucheos de parte del público que defendía la continuidad de Barroso. Sólo un puñado del público asistente le aplaudió al final de la toma de posesión. Barroso le entregó entonces el bastón de mando. El nuevo regidor hizo amago de besar a la ya ex alcaldesa, pero ésta le rechazó. Téllez dirigirá las áreas de Urbanismo, Seguridad Ciudadana y Medio Ambiente, mientras que Teresa será el responsable de Hacienda y Patrimonio.

La secretaria de Política Institucional del Partido Socialista de Madrid (PSM), Ruth Porta, denunció la moción de censura: "Se ha consumado un absoluto atropello. Es un acto vergonzoso y vergonzante". "Es muy significativo que el secretario regional del PP, Francisco Granados, haya estado esta mañana [por ayer] a 12 kilómetros de Sevilla la Nueva [acudió a Villaviciosa de Odón] y no ha venido porque no quiere tener una foto con los señores Téllez y Batanero", criticó Porta. "Es una vergüenza y un desastre, pero estaremos ojo avizor porque esto es un nuevo caso Majadahonda. Ya está bien que los vecinos aguanten un acto caciquil en el siglo XXI", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de julio de 2005