Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Piqué se disculpa con Acebes y Zaplana pero reitera que el PP "debe abrirse más"

El secretario general del PP da "por zanjada" la crisis y niega "brechas" en su partido

Josep Piqué, presidente del PP catalán, ofreció ayer públicamente sus disculpas a Ángel Acebes y Eduardo Zaplana, secretario general y portavoz parlamentario de su partido, por haber asegurado que "son personajes políticos de gran valor pero que se les identifica con una etapa muy concreta que nos conecta al pasado". Piqué explicitó sus disculpas en declaraciones a la cadena Cope, pero reiteró su criterio de que el PP "debe abrirse más". Horas después, en Palma de Mallorca, Acebes, como número dos del PP, dio "por zanjada" la crisis y negó que haya "brechas" en su partido. Ni Acebes ni Zaplana habían recibido anoche una llamada personal de Piqué para aclarar sus opiniones.

La petición de disculpas que ayer hizo Piqué estuvo acompañada de tres elementos. El primero fue su insistencia en que el PP debe "abrir una nueva fase en su forma de hacer oposición". El segundo, y más relevante, fue su afirmación de que Mariano Rajoy, líder de ese partido, está "de acuerdo" en que el PP debe "abrirse más", sin que ello suponga cuestionar "en lo más mínimo" ni a Acebes ni a Zaplana. El tercero es que él está dispuesto a asumir "la responsabilidad" por su error, al punto de poner, si se considera necesario, su cargo a disposición de Rajoy.

La respuesta oficial de los populares corrió a cargo de Acebes, quien subrayó que el PP es "un partido abierto en el que no sobra nadie", que tiene "como principal seña de identidad la unidad y la cohesión dentro de una posición política de centro reformista". Acebes, un día más, culpó al PSOE de "buscar una quiebra dentro de los populares" y pronosticó que ésta no se va a producir.

En la misma línea que Acebes, el presidente de Baleares, Jaume Matas, apostilló: "Ésta es una cuestión zanjada al pedir disculpas el propio Piqué y huelga cualquier comentario".

Desde Canarias, el portavoz del PP en el Senado, Pío García Escudero, también pidió pasar página: "Ha tenido la honradez de rectificar a tiempo y reconocer que se ha equivocado". García Escudero, según informa Europa Press, salió en ayuda de Piqué. "El mensaje de Piqué es el mismo de Mariano Rajoy en el último Comité Ejecutivo" sobre la conveniencia de abrir una nueva etapa a partir de septiembre en la que el PP amplíe el abanico de sus mensajes y sus portavoces. "El partido que se queda anclado, mirándose al ombligo, no tiene nada que ganar, pero el que habla con los agentes sociales y la sociedad, y capta todo aquello mirando al futuro es el que progresa y prospera, y ése es el mensaje del partido y de Piqué", afirmó.

El apoyo de García Escudero, que participa en las restringidas reuniones semanales de maitines con Rajoy, fue el único que Piqué recibió públicamente de su iniciativa de "abrir más" el partido. A cambio, sus dos predecesores en el cargo de presidente del PP catalán le recriminaron, informa Josep Garriga. Alberto Fernández Díaz, ahora concejal del PP en Barcelona, le reprochó que utilice los medios de comunicación para dirimir cuestiones internas del partido. Fernández le instó a concentrarse en "el debate más importante en estos momentos" para Cataluña, que es el nuevo Estatuto. Desde Estrasburgo, el eurodiputado Alejo Vidal-Quadras tildó de "imprudentes" e "inoportunas" las declaraciones de Piqué, con el "agravante" de haber puesto "nombre, apellidos y rostro" a los destinatarios de su crítica.

Dirigentes de primera línea del PP destacaron ayer que el comunicado de desautorización de Rajoy desde Singapur es "la clave de la nueva etapa". Ésta consistirá en "restablecer el principio de autoridad" de Rajoy con la máxima de que "en el PP a nadie hasta ahora se le había ocurrido censurar así a un compañero en público".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de julio de 2005