_
_
_
_
_
Necrológica:
Perfil
Texto con interpretación sobre una persona, que incluye declaraciones

Shelby Foote, historiador y novelista

Shelby Foote, el historiador cuya crónica incisiva trajo a la memoria la guerra civil de Estados Unidos a millones de personas en el documental de 11 horas de la PBS de 1990, murió el lunes a los 88 años en un hospital de Memphis, donde residía.

Las 89 apariciones como artista invitado de Foote en la serie de Ken Burns The civil war estaban basadas en su propia historia en tres volúmenes de la guerra, -The civil war: A narrative- que tardó dos décadas en escribir y que combinaban su experto toque de novelista con su investigación puntillosa, pero desafiantemente falta de notas a pie de página. Su misión era contar lo que él consideraba la historia más importante de Estados Unidos como una narración extensa, con precisión en los detalles y profundamente humana. Podía centrarse en grandes cambios de estrategia o en conmovedores momentos solitarios, como cuando Robert E. Lee, saltándosele las lágrimas, pero aún orgulloso, se abre camino entre su derrotado ejército para rendirse. "Hizo que la guerra fuera real para todos nosotros", afirmaba Burns. Su objetivo era emular la fidedigna voz narrativa del historiador británico del siglo XVIII Edward Gibbon.

Los críticos insinuaron que Foote restaba importancia a las causas económicas, intelectuales y políticas de la guerra civil. Algunos dijeron que Foote podría haber restado importancia a la esclavitud para que los soldados sureños pudieran parecer héroes encomiables en las épicas batallas que tan conmovedoramente describió.

Shelby Foote nació el 17 de noviembre en Greenville, Misisipí, el centro cultural del Delta del Misisipí. En la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill escribió relatos breves y poemas para la revista literaria de la universidad antes de abandonar los estudios en 1937 sin obtener el título.

En 1940 Foote entró en el Ejército de Estados Unidos donde sirvió como capitán de artillería en Europa antes de que su carrera militar terminara bruscamente en 1944, cuando le pillaron escapándose para ir a Belfast, Irlanda, a ver a una novia. La Marina le reclutó, pero acabó la guerra y en noviembre de 1945 fue dado de baja del Ejército. Realizó diversos trabajos, entre ellos una temporada como redactor de The Delta Democrat Times. En 1946 vendió su primer relato corto a The Saturday Evening Post y después de que fuera rechazada y reescrita vendió su primera novela, Tournament.

Extraído de su propia historia familiar, el relato de un propietario de plantación del Delta que pierde a las cartas la fortuna de la familia, fue recibido como una prometedora primera novela. No todos los críticos pensaron que se había cumplido la promesa en las cuatro novelas que siguieron, todas ellas ambientadas en el sur.

Un crítico de The New York Times escribió que Follow me down (1950), sobre un granjero de Misisipí que asesina a una adolescente, demostraba más virtuosismo que profundidad, pero otro crítico posterior tuvo palabras amables para Love in a dry season (1951), un cuento descarnado del Delta. Shiloh (1952), que se convirtió en su novela más famosa y constituyó un anticipo de sus futuros logros, ofrecía un conmovedor relato de la famosa batalla de la guerra civil a través de los monólogos de los soldados del bando gris y del azul.

Y en 1954 vino Jordan County, siete historias del Delta ambientadas en orden cronológico inverso, de 1950 a 1797. Escribió todos esos libros en el garaje que estaba detrás de la casa de su madre. Su última novela importante September, september, ambientada en Little Rock, Arkansas, durante la agitación por la integración en las escuelas, apareció en 1978.

Lo que empezó como una propuesta de Random House para un relato breve de la guerra civil al acercarse su centenario acabó convirtiéndose en una gran obra. Escribiendo con una adornada caligrafía y usando una plumilla al viejo estilo en su casa llena de recovecos y sombreada de magnolias de Memphis a la que se habían mudado los Foote en 1953, escribió el millón y medio de palabras de la historia militar de 2.934 páginas en tres volúmenes The civil war: A narrative. A 500 o 600 palabras al día, haciendo pausas para visitar campos de batalla, le llevó 20 años. Los volúmenes aparecieron entre 1958 y 1974.

La obra, que transporta a los lectores desde Fort Sumter a Appomattox, fue acogida por la mayoría de los críticos con el mismo espíritu del colaborador de The New York Times Book Review que la definió como "un logro excepcional, con una investigación prodigiosa, vigorosa, detallada, absorbente". Inspirado por las obras de Tácito, Tucídides, Gibbon y, sorprendentemente, Marcel Proust -el escritor más valorado por Foote por su estilo de prosa-, su penetración psicológica y el alcance de su visión, creó una historia escrita por un novelista, haciendo la debida reverencia a una línea que incluía a Tolstoi, Stendhal y Stephen Crane.

Pero fue la televisión la que le dio la fama. En 1985, Ken Burns, al planificar su documental sobre la guerra, llamó a Foote para que fuera su asesor. La elección de un consumado estilista empapado de la tradición popular sureña fue hecha a medida y pronto Foote se estableció como el representante de los espectadores. La serie, un enorme éxito de emisión, atrajo una audiencia de 14 millones durante cinco noches y convirtió a Foote en una estrella de la hora de mayor audiencia.-

Shelby Foote.
Shelby Foote.ASSOCIATED PRESS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_