Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DE GALICIA

Rajoy rechaza una crisis en el partido

El presidente del PP, Mariano Rajoy, aseguró ayer en Zaragoza que los resultados de las elecciones en Galicia no van a precipitar una crisis en la formación en esa comunidad, no abrirán el tiempo de sucesión y no cuestionarán su propio liderazgo al frente del partido: "Eso no parece que vaya a ocurrir, no se va a producir ningún tipo de tensión". Y subrayó: "Hemos ganado, no sólo en votos de los residentes, sino también en el de los ausentes. Eso demuestra que seguimos teniendo el apoyo de una amplia base social, y propondremos como candidato a la Xunta a Manuel Fraga". Rajoy indicó que era tiempo de reflexionar: "Vamos a darnos un tiempo y vamos a resolver la nueva situación".

También descartó un cambio de estrategia y pactos futuros: "Hemos ganado las elecciones, y las hemos ganado por una diferencia mayor que en las generales, es la conclusión más importante de lo ocurrido. Podríamos tener una postura muy abierta y pactar con el Bloque [BNG], pero eso más que una apertura sería quedarnos planos". El líder del PP criticó la política de alianzas del presidente José Luis Rodríguez Zapatero, que dijo, pacta "con fuerzas que discrepan de los socialistas en temas fundamentales, y eso forma Gobiernos que generan más inestabilidad".

Rajoy mostró su preocupación por lo que, a su juicio, ha propiciado el Ejecutivo central en Euskadi, "donde hay ahora un Gobierno todavía más radical" Y señaló: "Espero que eso no ocurra en Galicia, que no entremos en operaciones de reclamar que sea una nación, de hacer un superestatuto mundial. En Galicia todo el mundo se siente gallego y español".

Anunció que no recurrirá ante la Junta Electoral Central las 5.000 papeletas emitidas desde Venezuela, "porque no iban a cambiar el resultado definitivo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de junio de 2005