Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Salvador Mas sustituye a Gerard Claret al frente de la Escuela Superior de Música

El director de orquesta catalán Salvador Mas (Barcelona 1951) fue ayer nombrado director de la Escuela Superior de Música de Cataluña (ESMUC) en sustitución de Gerard Claret (Andorra, 1951), quien en diciembre de 2000 asumió la dirección del entonces nuevo centro de educación musical superior creado por la Generalitat y adscrito al Departamento de Educación. Mas, actualmente director titular de la Orquesta de Cámara de Israel y profesor de dirección de orquesta en la Wiener Meisterkurse de la capital austriaca, asumirá la dirección de la ESMUC a partir del 1 de julio por un periodo de cuatro años.

Licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Autónoma de Barcelona, Mas se formó musicalmente en la Escolanía de Montserrat, el Conservatorio Superior de Música de Barcelona y la Escuela Superior de Música de y Arte Dramático de Viena. Su nombramiento al frente de la ESMUC abre, según la nota hecha pública ayer por el Departamento de Eduación, una nueva etapa del centro, que bajo la dirección de Claret empezó su andadura en el curso 2001-2002 y acaba de otorgar las graduaciones de estudios superiores en música a la primera promoción de alumnos del centro.

Mas no ha explicado todavía públicamente cuáles son las carcaterísticas de esta nueva etapa en la que él estará al frente de la ESMUC y, según se informó ayer desde la escuela, no lo hará antes del 1 de julio en deferencia al director saliente. Claret aseguró a este diario sentirse "razonablemente satisfecho" de su etapa como director del centro y "orgulloso" de haber puesto en marcha un plan de estudios que calificó de "atrevido". "Históricamente, la educación musical siempre ha llegado tarde a las innovaciones. Ahora, por primera vez y la ESMUC ha sido pionera en Cataluña. Para poder evaluar las innovaciones de esta primera etapa de la escuela es necesario que pase un poco de tiempo", precisó el director saliente, para quien los centros educativos "no pueden vivir de espaldas a los vertiginosos cambios de la sociedad actual".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de junio de 2005