Entrevista:JOSÉ MARÍA BARREDA | Presidente de Castilla-La Mancha (PSOE) | LA GUERRA DEL AGUA

"Tenemos prioridad y no hay agua para todos"

José María Barreda (Ciudad Real, 1953) preside Castilla-La Mancha desde que el año pasado José Bono pasó a ser ministro de Defensa. Cuando llegó al Gobierno era un político que surgía de la sombra. Un año después, con el trasvase como bandera, Barreda se ha convertido en una china en el zapato del Ejecutivo socialista.

Pregunta. ¿Por qué se opone a un nuevo trasvase?

Respuesta. Nos oponemos a un trasvase que no sea para beber. Nuestra solidaridad está acreditada. Somos la única autonomía que trasvasa agua y este año de sequía no la negamos para consumo humano. Pero no nos parece responsable trasvasar para riego porque los embalses de cabecera están al 21% de su capacidad y pierden cada semana 18 hectómetros cúbicos.

"El Gobierno tiene el síndrome de Estocolmo con Murcia. Tras derogar el trasvase del Ebro, atiende sus demandas por desmedidas que sean"
"¿Soy incómodo para el ministerio? Las decisiones del ministerio también me incomodan. El Tajo desemboca en el Atlántico, no en el Mediterráneo"

Más información

P. ¿Y si la sequía se prolonga?

R. Parece que estamos en el primer año de un ciclo de sequía y eso aconseja aún más prudencia y tener agua embalsada para trasvasarla más adelante. Nada garantiza que vaya a llover a medio plazo y me preocupo por el abastecimiento de Murcia en los próximos meses.

P. ¿Cuánto creen que necesita Murcia para beber este verano?

R. 30 hectómetros serían suficientes. Si más adelante necesitan más, se podría volver a trasvasar.

P. El Ministerio de Medio Ambiente habla de trasvasar como mínimo 69 hectómetros, para salvar los frutales de Murcia.

R. Murcia tiene agua suficiente para salvar los frutales. Hemos demostrado que tienen 150 hectómetros en las balsas de riego, suficiente para salvar los árboles. No quieren salvar los árboles, sino toda la cosecha. En el Segura están malacostumbrados: nunca han delimitado la zona que riega el trasvase ni han controlado el regadío. Eso genera una demanda ilimitada e inflexible.

P. ¿Teme que el Gobierno trate bien a Murcia ahora para paliar la derogación del trasvase del Ebro?

R. El Gobierno tiene un síndrome de Estocolmo con Murcia. Tras frustrar las expectativas que alegremente había creado el Partido Popular sobre el agua que iba a llegar a Murcia desde el Ebro, el ministerio intenta satisfacer las demandas de Murcia aunque sean desmedidas. El argumento social, económico y medioambiental que ha llevado a la derogación del trasvase del Ebro, previsto desde la desembocadura del río, es todavía más aplicable al del Tajo, que se hace desde la cabecera.

P. En la cabecera del Tajo hay pueblos con agua, pero que se abastecen con camiones porque no tienen las infraestructuras.

R. Hemos estado marginados. Ahora hemos declarado obras de emergencia para poder llevar agua a la llanura manchega desde el trasvase. Desde Murcia argumentan que ellos pagan el agua, pero hemos invertido más del triple del dinero recibido en las llamadas compensaciones del trasvase. Pagan el agua, pero no al precio que ponemos. No es una situación de mercado libre que pueda justificar el trasvase. Sólo un necio confunde el valor y el precio.

P. Si hubieran batallado por las infraestructuras que les faltan como contra el trasvase, ¿no habrían acabado con los problemas?

R. Han pasado muchos años con Gobiernos del PP y del PSOE en los que no se querían hacer las obras que nos permitieran usar el trasvase. Cuando comencemos a usar el agua del trasvase, como tenemos prioridad y no hay agua para todos, sólo la podremos usar nosotros. No tiene sentido que Murcia siga pensando que va a disponer de manera ilimitada de agua para mantener un desarrollo insostenible. El trasvase tiene los años contados.

P. ¿Para qué quieren el agua?

R. Para todo. ¿O es que tenemos limitaciones para usar el agua que no hay en Murcia? La queremos para beber, porque el crecimiento demográfico en el corredor del Henares y en Toledo es enorme; necesitamos aumentar el regadío, y para la industria del ocio. La falta de agua no puede ser el factor limitante para nuestro desarrollo.

P. ¿Eso no es hacer lo mismo que critican de Murcia?

R. Estamos muy lejos de esa situación.

P. Un regadío en Castilla-La Mancha es menos rentable que en Murcia. El clima es peor.

R. Eso es una tontería. Se pueden usar invernaderos. Hay invernaderos en Alemania y Holanda, que tienen peor clima que nosotros. Además, tenemos otros cultivos. Este año hay problemas para regar por goteo la viña.

P. ¿Su posición tiene un componente electoral? Le dará votos.

R. No me preocupa que se diga eso. Estoy convencido de que es fundamental para mi tierra.

P. ¿Ha hablado con los socialistas de Murcia, que han pedido 120 hectómetros desde el Tajo?

R. Últimamente no, pero pedir 120 hectómetros está lejos de la realidad y es extraordinariamente insolidario, algo con lo que se llenan la boca.

P. ¿Pueden aparecer problemas dentro del PSOE y PP? Es la primera vez que la oposición a un trasvase se hace por regiones y no por partidos.

R. Esta cuestión no se plantea en términos ideológicos. ¿Qué comunidad autónoma, por no decir nacionalidad histórica, permitiría un acueducto de 300 kilómetros que atraviesa su territorio y se lleva el agua sin dejar una gota?

P. ¿El Ejecutivo no le ha pedido moderación?

R. El Gobierno y el PSOE saben que no me pueden pedir eso. No puedo dejar de defender con pasión y por encima de cualquier consideración los intereses de Castilla-La Mancha.

P. Se ha convertido en un político incómodo en Medio Ambiente.

R. ¿Yo soy incómodo para el ministerio? Las decisiones del ministerio también me incomodan.

P. En el año más seco en décadas, el ministerio ha autorizado trasvases para cubrir el 81% de las necesidades de los regantes del Tajo-Segura en Murcia.

R. Se ha trasvasado demasiado en los años anteriores y en éste. Si el Gobierno autoriza un nuevo envío, haremos presión política, institucional y recursos jurídicos llegado el caso.

P. ¿Cómo pretende que aparezca el agua en el nuevo Estatuto de Castilla-La Mancha?

R. Tenemos competencias exclusivas en agricultura, ganadería, medio ambiente, urbanismo, vivienda y el territorio. Y para desempeñar esas competencias tenemos que decidir sobre el agua. Quiero que el Estatuto acabe con esta contradicción. No es razonable que las confederaciones hidrográficas se comporten como potencias coloniales en las autonomías.

P. ¿Habla de competencias exclusivas o de participar en la gestión? El Tajo sigue por Extremadura, por ejemplo.

R. El Tajo sigue para Extremadura, pero no para Murcia, porque desemboca en el Atlántico, no en el Mediterráneo. No toca ni un milímetro de Murcia, y sobre él no tienen nada que decir.

El presidente de Castilla-La Mancha, el socialista José María Barreda, en una imagen de 2004.
El presidente de Castilla-La Mancha, el socialista José María Barreda, en una imagen de 2004.EFE

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 25 de junio de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50