Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DE EUROPA | Las cuentas de la Unión

La inversión en I+D duplica la de agricultura

Los recursos públicos de la Unión Europea dedicados a I+D (investigación y desarrollo) duplican, como mínimo, a los agrícolas. La diferencia entre ambos gastos reside en que la PAC (Política Agrícola Común) se financia sólo con el presupuesto de Bruselas, mientras que la I+D se paga fundamentalmente en cada país. Así se explica la advertencia del presidente de turno de la UE, Jean-Claude Juncker, hacia su sucesor, Tony Blair: "Dejemos de comparar lo que no es comparable".

Ambas inversiones no son, en efecto, comparables. Mientras que la Comisión Europea gestionará este año para la Política Agraria Común 49.114 millones de euros, para I+D sólo dispone de 4.131. Los Gobiernos de los Veinticinco, por el contrario, sólo aportan a los agricultores cantidades marginales de dinero (en forma de ayudas para la sequía o el gasóleo, por ejemplo). La I+D cuenta, además, con una inversión privada aún más importante que la pública y que situó el total del gasto europeo en 2003 en el 1,95% del PIB (alrededor de 200.000 millones de euros).

Diversos estudios señalan que la I+D es crucial para la competitividad. De ahí el compromiso europeo de elevar la inversión hasta el 3% en 2010. Un análisis de la Comisión achaca al modesto programa de investigación de Bruselas un poder multiplicador a medio plazo: duplicar su presupuesto generaría casi un millón de empleos y 1,6 puntos extra en el crecimiento. ¿Cuál es, sin embargo, el valor añadido de la PAC? "Genera condiciones de igualdad en el mercado único y refuerza a Europa para negociar en la Organización Mundial de Comercio", dice Tomás García Azcárate, experto en Agricultura de la Comisión.

Mientras el cheque británico, la devolución anual de 5.000 millones de euros que obtiene Londres por su menor participación en la PAC, se mantiene igual desde 1984, la PAC ha perdido peso (del 68% del presupuesto de la UE al 46% actual).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de junio de 2005