Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Roca amplía el cuarto de baño

El grupo apuesta por el negocio sanitario y abre ocho nuevas plantas

Roca Corporación Empresarial, la discreta multinacional catalana de capital familiar que ha equipado cuartos de baño en 80 mercados distintos, ha diseñado un plan para crecer en el negocio de sanitarios, el grueso de sus 1.664 millones de euros de ingresos.

La Corporación catalana acaba de vender al grupo británico Baxi su negocio de calefacción, con 500 empleados, por 200 millones

La compañía, que cuenta con un nuevo centro de diseño internacional en Gavà, ha renovado su conocido logo, tras 80 años

"Es lo que mejor sabemos hacer", subraya la compañía en su memoria correspondiente al ejercicio 2004, justo después de afirmar que la estrategia de Roca pasa por "concentrarse" en el negocio del cuarto de baño. La de sanitarios es la mayor de las cuatro patas de negocio que ha tenido la corporación hasta hace apenas dos meses, con un 66% de la tarta de ingresos. Las otras tres abarcan la cerámica, los aires acondicionados y la calefacción.

Pero esta última división, que aportaba un 13% al total y que de hecho fue el origen de la aventura empresarial de la familia Roca, acaba de ser vendida. El británico Baxi Group, una de las principales compañías europeas del sector de la calefacción y la comodidad doméstica, se quedó Roca Calefacción por 200 millones de euros. Fue una decisión que los comités de empresa de Roca encajaron con preocupación. Aunque el acuerdo de venta contemplaba que Baxi asumía las condiciones laborales de los trabajadores, la decisión, que afectó a casi 500 personas, arrancó a los sindicatos la aseveración de que estábamos ante un primer paso en una supuesta estrategia de retirada de capital en suelo español. Por ahora, Roca ha negado que prevea desprenderse de otros negocios como el de climatización.

Los ingresos obtenidos por el grupo catalán, de capital 100% familiar y que acaba de renovar su conocido logotipo por primera vez en ocho décadas, ayudarán a Roca a "afrontar otras inversiones y estudiar proyectos estratégicos como acuerdos de joint ventures y adquisiciones de otras compañías o negocios", afirma la empresa.

Centro de Diseño en Gavà

Hace un mes, la apuesta inversora de Roca, con más de 15.000 empleados, quedó clara con el anuncio de un desembolso de 150 millones de euros en la apertura de ocho nuevas plantas de producción, una plataforma logística y el desarrollo del Centro de Diseño Internacional en la localidad de Gavà (Barcelona). Dicho centro servirá a todo el mundo. "Nuestro objetivo es que nuestras marcas sean reconocidas en todo el mundo como referente de innovación, diseño y calidad de los productos que fabricamos", subrayó el gerente del grupo, José Miguel Roca, quien, a pesar del nombre, no pertenece a la familia propietaria del grupo industrial.

Entre estos proyectos, destacan dos nuevas fábricas -de bañeras acrílicas y de hierro fundido- en China, una nueva planta en Rusia y la ampliación de la fábrica de porcelana sanitaria de Recife (Brasil), país en el que Roca ostenta el liderazgo en su sector. La empresa hace gala de haber crecido a base de reinvertir los beneficios, que el pasado ejercicio alcanzaron 125 millones de euros. El avance del beneficio neto fue de un 29% sobre el obtenido en 2003, un ejercicio en el que la compañía asistió a cierto estancamiento y en el que acusó la apreciación del euro.

El salto a una corporación global

Los mercados exteriores representan cerca de la mitad de la facturación del grupo, que hace tres años decidió reorganizarse y constituir una matriz (Corporación Empresarial Roca) de la que cuelgan sus áreas de negocio, gestionados a su vez por sociedades independientes.

El grupo que preside Carlos de Gómar Roca, que nació en 1917 con la fabricación del primer radiador español, descubrió pronto que quería diversificarse, pero tardó unas décadas en plasmar su vocación internacional. Aunque en los setenta había abierto filiales comerciales en Francia y Portugal, no fue hasta la década de los noventa cuando dio de veras el gran salto que la está convirtiendo en un grupo global, con cerca de 40 centros industriales en Europa, América y Asia.

La empresa mixta que creó en Italia Loreto Metalli para fabricar radiadores de aluminio, y la compra de una empresa de porcelana sanitaria argentina y de otra polaca que produce bañeras acrílicas e hidromasaje, fueron algunos de sus pasos sonados. Sin embargo, la inversión de mayor sentido estratégico y que duplicó el tamaño del grupo fue la adquisición, en 1999, de la suiza Keramik Laufen. Fue la llave para aumentar de golpe la presencia en países donde Roca no era gran cosa, como el este de Europa y Brasil, además de EE UU.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de junio de 2005

Más información