Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía efectúa 28 detenciones y 45 registros en la redada contra la mafia rusa en España

La fiscalía les acusa de blanqueo de dinero, quiebras fraudulentas y asociación ilícita

La macrorredada contra las mafias rusas asentadas en el litoral mediterráneo español siguió ayer sin tregua en Barcelona, Alicante y Málaga. La policía se ha incautado ya de abundante documentación -que está siendo trasladada a Madrid en tres camiones- durante los 45 registros que se han efectuado por el momento. Además, han sido detenidas 28 personas, la mayoría de ellas de origen georgiano. La Fiscalía Anticorrupción los acusa de blanquear dinero, procedente de diferentes tráficos y también de quiebras fraudulentas de empresas.

Los investigadores de la Comisaría General de Policía Judicial llevaban meses preparando esta operación, vinculada a otras ejecutadas anteriormente, como la denominada Ballena Blanca, que tuvo su epicentro en la Costa del Sol.

Los encartados en las pesquisas supuestamente están relacionados con el contrabando de materias primas, fundamentalmente petróleo, así como con asuntos de extorsión, secuestros y, posiblemente, varios asesinatos. El dinero de esas actividades habría sido invertido en inmuebles y empresas españolas, tras recorrer un circuito de lavado hasta España.

La redada, que posiblemente se mantendrá en marcha hasta la noche de hoy, se ha saldado por el momento con 28 detenidos, la mayoría de ellos en Barcelona, pero también en Alicante y en las localidades malagueñas de Marbella, Fuengirola, Benalmádena y Torremolinos. No obstante, los 400 policías que participan en el dispositivo esperan detener a más personas en las próximas horas.

En esas ciudades se han practicado ya 45 registros, tanto en domicilios particulares como en despachos profesionales (algunos de ellos de abogados, según las fuentes policiales consultadas). La policía también ha entrado en varias oficinas y sedes de empresas, consideradas tapaderas de estas organizaciones, e incluso en un pub irlandés de Barcelona llamado Molly's fair city.

Alto tren de vida

Los detenidos son mayoritariamente de nacionalidad georgiana y mantenían en España un alto tren de vida. Uno de ellos residía en un suntuoso palacete del barrio de Pedralbes, en la capital catalana. Las viviendas y empresas han quedado provisionalmente bajo intervención judicial, al igual que numerosos vehículos de gama alta que han sido incautados.

La redada fue recogida ampliamente ayer por los medios de comunicación rusos, que llegaron a decir que habían sido detenidas un total de 120 personas en España, todas de originarias de la ex república soviética de Georgia.

Las fuentes consultadas rebajaron esa cifra y subrayaron que el número final de detenidos será inferior. "La operación es fundamentalmente contra los jefes de las organizaciones que están asentados en España", aseguraron. Algunos de los apresados son ciudadanos albano-kosovares.

Los responsables de la operación, que está siendo dirigida por el Juzgado Central de Instrucción número cuatro de la Audiencia Nacional y la Fiscalía Especial Anticorrupción, se mostraban ayer convencidos de que la llamada Operación Avispa puede acabar siendo una de las más importantes contra el blanqueo de dinero desarrollada en España.

Pero para saberlo con exactitud todavía tendrán que escudriñar las montañas de información incautadas. Fuentes policiales dijeron que ya viajan hacia Madrid "tres camiones" repletos de documentos y ordenadores, cuyo análisis dará la verdadera dimensión del blanqueo efectuado en España y de todas las conexiones de las bandas. Además, han sido bloqueadas al menos un centenar de cuentas bancarias de los implicados. La Agencia Tributaria asumirá parte de esta investigación económica y patrimonial.

Los detenidos están acusados fundamentalmente de asociación ilícita, quiebras fraudulentas de empresas (tras vaciarlas de activos) y de blanqueo de dinero procedente de actividades delictivas. Ninguna de las fuentes consultadas ayer ha querido precisar qué empresas habrían sido quebradas mediante los manejos de la organización ni tampoco si los detenidos tienen conexiones con redes españolas de delincuencia organizada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de junio de 2005