Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una alianza de la izquierda alemana amenaza el futuro electoral del SPD

El partido alemán de izquierda Alternativa Electoral Trabajo y Justicia Social (WASG) aprobó ayer en Kassel los planes para unirse al poscomunista PDS y concurrir a las elecciones alemanas con el objetivo de convertirse en tercera fuerza política.

Con el ex presidente del PDS Gregor Gysi y el disidente del partido socialdemócrata (SPD) Oskar Lafontaine como candidatos estrella, la nueva formación podría convertirse en una pesadilla para el canciller, Gerhard Schröder. Lafontaine anunció ayer al dominical Bild am Sonntag una "campaña por los parados, trabajadores y jubilados".

La nueva alianza de la izquierda podría conseguir, según los sondeos, hasta un 18% de los votos en las elecciones del 18 de septiembre, si éstas llegaran a celebrarse. Estos votos procederían en su mayor parte de tradicionales votantes del SPD desengañados de la política de Schröder.

El PDS, heredero del partido gobernante en la República Democrática Alemana, abrirá sus listas a representantes del WASG y a cambio adaptará su nombre a la nueva situación, según decidió el partido germanooriental el sábado. Nombre y programa común serán objeto de negociación en las próximas semanas, declaró el dirigente del WASG Klaus Ernst.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de junio de 2005