Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JUAN DIEGO BOTTO | Actor

"Enloquecer por amor es imprescindible"

Pregunta. En la Feria del Libro tenía colas de jovencitas y sus madres. ¿Por sus dotes de escritor teatral?

Respuesta. Ehhh... no. Por la novedad. Porque me conocen por mi trabajo como actor.

P. ¿Descarta el factor mono y yogurín?

R. No se acercaban tanto por mono como por conocido.

P. Ha escrito El privilegio de ser perro. ¿Se cambiaría por un chucho o se le ha ido algo la olla?

R. Jamás de los jamases; entre otros motivos, porque los perros no pueden disfrutar de un café con cruasán o de comer ñoquis.

P. A los cinco añitos ya hizo una peli. ¿Y los balones? ¿Y el tren eléctrico?

R. Una de las cosas que más me satisfizo de aquella película es que yo entendí que me pagaban con juguetes. Me regalaron un balón, un robot, caramelos; por lo que combiné ambos factores.

P. Entonces no es tan madurito por carencia lúdica.

R. No [ríe]. Lo mío se debe a las circunstancias que me tocó vivir. Y no creo que sea tan madurito. Simplemente soy reservado.

P. Hizo de Calixto en La Celestina, de Gerardo Vera. ¿Es de amores con locura y de locuras de amor?

R. Hombre, yo pienso que, cuando uno se enamora es un sentimiento muy loco. Y que enloquecerse por amor es una cosa imprescindible. Uno pierde el norte, el sentido del tiempo, la escala de valores se altera. Lo único realmente importante es la persona amada.

P. ¿Le da muy a menudo?

R. No. Soy de pocos profundos amores. Ahora, cuando vienen son largos.

P. ¿Se cree muy original soñando con que se beneficia a Nicole Kidman?

R. Fue un sueño que tuve y lo conté. Pero original, no. Creo que el 60% de la humanidad ha tenido este sueño alguna vez.

P. ¿Tuvo noticias de ella?

R. La más absoluta indiferencia.

P. ¿Ella se lo pierde?

R. O yo. No sé [ríe].

P. ¿En general, no muere usted de compromiso?

R. Formulada la pregunta así, no. Hay mucha gente en el mundo que muere de compromiso todos los días. Yo no.

P. ¿Se puede ser militante sin tanta fatiga o me encuentra un poco frívola?

R. Pues un poquito [ríe]. Lo tengo que confesar.

P. "No me puedo resistir a mi novia". ¿Quién se lo pide, criatura?

R. Nadie. Pero es una debilidad, como decía antes. La locura de amor, que altera toda la escala de valores.

P. ¿Qué haría con los militares que hicieron desaparecer a su padre en Argentina?

R. Un amigo me dijo que la única forma de hacer algo justo sería sentarles en un estadio, esposados, y que fueran pasando las víctimas. Y poder insultarlos, juzgarlos, condenarlos.

P. Rueda en México un filme sobre las mujeres asesinadas en Ciudad Juárez. ¿De qué hace?

R. Por supuesto, en una película norteamericana un español sólo puede hacer de mexicano corrupto.

P. Se flagelará por la noche después de cada escena.

R. Francamente, disfruto de ese tipo de personajes. Los personajes con fuertes contradicciones y con un lado malvado sólido son muy divertidos de hacer.

P. "Desde siempre, el infinito es un tema que me ha fascinado".

R. Hay una película de Woody Allen, que él es un chaval, y dicen sus padres: "Doctor, el niño está angustiado porque el universo se expande". Bueno, yo soy ese tipo de persona.

P. Carne de diván total.

R. Diez años.

P. ¿Responde a la imagen que da de chico sufriente?

R. Mire, hago esfuerzos por desprenderme no tanto de la imagen, sino del hecho de sufrir.

P. ¿Qué le hace sufrir?

R. Volviendo a otra película de Woody Allen. Decía que le costaba mucho ser feliz sabiendo que, mientras está cenando, hay gente que está muriendo de hambre. Este tipo de cosas a mí me retuercen las tripas.

P. ¿Es usted un bellezón?

R. Brad Pitt es un bellezón. Hombre, yo no estoy mal.

PERFIL

Con 29 años, se dice tímido y poco social, "muy del Barça" y casi exclusivamente carnívoro. Fuma como un condenado. ¿Hace algún deporte? "Pensar". ¿Con qué se divierte? "Soy muy soso". Le gusta el cine, leer y ver fútbol. Y miren ésta: "Me angustio al pensar que estamos contenidos en el vacío inabarcable"

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de junio de 2005

Más información