Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Schröder confirma que el voto de confianza será el 1 de julio

El canciller alemán, Gerhard Schröder, confirmó ayer que se someterá a un voto de confianza en el Parlamento el próximo 1 de julio, dentro del plan para anticipar las elecciones. Si su Gobierno perdiera, el Bundestag podría ser disuelto sin problemas legales en los 21 días siguientes por el presidente federal, Horst Köhler, y las elecciones legislativas se celebrarían a mediados de septiembre, un año antes de lo previsto.

La decisión de adelantar los comicios la tomó Schröder después de la severa derrota de su partido, el SPD, socialdemócrata, en las elecciones regionales en Renania del Norte-Westfalia, una plaza fuerte socialdemócrata desde hace 39 años.

Mientras, el canciller trata de poner orden en su partido, del que han surgido voces muy críticas con el presidente federal por su supuesta indiscreción y falta de imparcialidad. Miembros del SPD acusan a Köhler de filtrar al semanario Der Spiegel el contenido de una conversación privada con Schröder. En ella, según la revista, el canciller le confesó que el motivo para plantear la moción de confianza es la existencia de un "mayor potencial de extorsión" dentro de su coalición de Gobierno, una referencia a Los Verdes.

"Tengo plena confianza en la imparcialidad del señor presidente federal. Confío también en su mantenimiento de la confidencialidad de nuestras conversaciones. Por eso espero de aquellos miembros de mi partido que han expresado otros puntos de vista que depongan su actitud", dijo ayer Schröder.

"El más parcial"

"He conocido a todos los presidentes desde 1966, y ninguno de ellos era políticamente tan parcial como Köhler", declaró al diario berlinés Berliner Zeitung Ludwig Stiegler, otro vicepresidente de la fracción. Stiegler no es el único en su partido que opina que Köhler se deja llevar demasiado por la línea ideológica de la Unión Demócrata Cristiana, cuya presidenta, Angela Merkel, fue quien lo propuso para el cargo más alto de la república.

El más duro fue Johannes Kahrs, portavoz del círculo de Seeheim, un grupo de diputados socialdemócratas de corte más conservador. Kahrs calificó la actitud del presidente ante la cuestión de confianza de "comedia basura de lo más barato". "Pero él es así", añadió.

El secreto que mantiene Schröder sobre cómo argumentará la moción de confianza tiene muy nervioso al SPD. El canciller tuvo que desmentir esta semana rumores de que piensa dimitir. Esa solución sería más limpia, según los expertos en derecho constitucional, que la propuesta por Schröder. El canciller pretende perder la moción de confianza para pedir al presidente que convoque nuevas elecciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de junio de 2005