Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El vial principal de Rabassa aprobado por Blasco es idéntico al presentado por Ortiz 6 meses antes

La Consejería de Territorio dice que el responsable de la autorización fue destituido

La propuesta del promotor Enrique Ortiz para el plan de Rabassa -15.000 nuevas viviendas en la periferia de Alicante- adelantó milimétricamente el trazado de un víal, el eje vertebrador de la urbanización, pese a que el itinerario del mismo no se fijó hasta seis meses más tarde, cuando la Consejería de Territorio y Vivienda autorizó el estudio de impacto ambiental. Un portavoz del grupo Enrique Ortiz aseguró que sus técnicos elaboraron el proyecto "con la información disponible". El vial lo ejecutará el promotor, con cargo a los gastos de urbanización que asumen los propietarios del suelo.

Los pequeños dueños del suelo rechazan que la obra se incluya en los gastos de urbanización

"Hacemos los proyectos con la información disponible que chupamos de las instituciones"

El vial fue impulsado en 1999 por la extinta Consejería de Obras Públicas como un nuevo acceso a Alicante desde la Autovía de Alcoi, CV-80 por el noroeste de la ciudad hasta enlazar con la Vía Parque, a la altura del PAU nº1. Inicialmente, Obras Públicas presentó cuatro alternativas, que Medio Ambiente desestimó por su negativo impacto en el humedal de las lagunas de Rabassa. Ello llevó a Obras Públicas a presentar una quinta alternativa, que fue la finalmente elegida en el proceso de impacto ambiental. Esa alternativa es la que discurría, aproximadamente, sobre la traza de un camino existente (cami del Toll) y en paralelo a la vía del ferrocarril. "Tal alternativa, aun cuando supone un incremento de longitud significativo con respecto a las anteriores, disminuye, con mucho, la afección a las lagunas de Rabassa", recoge el estudio de impacto ambiental favorable firmado el 29 de julio de 2003 por Ángel J. Guzmán, entonces jefe del área de Evaluación Ambiental, departamento dependiente de la Consejería de Territorio y Vivienda.

Seis meses antes, en enero de 2003, la propuesta para la urbanización de las Lagunas de Rabassa de Enrique Ortiz ya incluía ese vial con idéntico trazado. El Ayuntamiento adjudicó provisionalmente a la mercantil de Ortiz, dos años después, el pasado mes de abril.

La propuesta de Ortiz fue elaborada por el gabinete asesor Pérez Segura. En cuanto al vial principal de la futura urbanización propone un trazado siguiendo el camino del Toll, y en paralelo a la vía del ferrocarril.

La alternativa que recoge la oferta de Enrique Ortiz en enero de 2003 es milimétricamente idéntica a la que seis meses más tarde autorizó la Consejería de Territorio y Vivienda. La otra mercantil que pugnaba por hacerse con el proyecto de urbanización de Las Lagunas de Rabassa, la promotora castellonense Lubasa, incluyó en su propuesta un diseño para el futuro vial más alejado del trazado finalmente autorizado, prácticamente por en medio de las lagunas, en lugar de bordearlas.

La propuesta jurídico económica de la oferta de Enrique Ortiz, a través de la mercantil Viviendas Sociales del Mediterráneo, Sl, plantea como principal medida compensatoria para la Administración por su participación en las plusvalías generadas por la iniciativa la ejecución, con cargo al sector, de los siguientes elementos: "El Trazado del vial proyectado por la COPUT que discurre por el sector, obra judicialmente asumida por la Generalitat para su financiación; la ejecución del tramo de la vía parque que discurre por su ámbito, inicialmente susceptible de financiación por la COPUT y el Ayuntamiento de Alicante y la ejecución del parque urbano de las Lagunas de Rabassa", recoge textualmente la propuesta jurídico-económica.

El promotor Enrique Ortiz delegó en José Bernabé, director del área del Suelo del grupo empresarial, la justificación de la propuesta que la mercantil hace para el principal vial del sector y el endoso de la obra a cargo de los gastos de urbanización. "Nuestros técnicos hacen los proyectos en base a la información disponible, que chupan de las distintas instituciones, entre ellas, el Ayuntamiento", argumentó Bernabé. El directivo de Enrique Ortiz también justificó en base a beneficios suplementarios que reportará a los propietarios la decisión de incluir en los gastos generales de la urbanización la ejecución del vial.

El Ayuntamiento de Alicante, a través de la responsable del área de Urbanismo, la edil Sonia Castedo, del PP, evitó pronunciarse a la espera "de conocer con detalle" la propuesta final de Ortiz para el vial y el trazado autorizado por Territorio y Vivienda. El avance de revisión del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) recoge ese vial de Rabassa. El documento plantea un recorrido bordeando las Lagunas, aunque sin precisar el itinerario.

Mientras, un portavoz oficial de la Consejería de Territorio y Vivienda subrayó que la autorización de estudio de impacto ambiental al vial "la firmó un director general ya cesado". "Además, hay que tener presente que un estudio de impacto ambiental no se sustancia en unos meses, y la firma de relativo al vial de Rabassa se produce apenas recién constituida la Consejería de Territorio y Vivienda", añadió ese portavoz.

Por su parte, el portavoz del grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Alicante, Blas Bernal, expresó su "extrañeza" por la coincidencia de ambos trazados para el vial.

El colectivo más crítico con este nuevo elemento del plan Rabassa fue el de los pequeños propietarios, un centenar de personas que poseen el 60% del terreno del plan, en total 4,5 millones de metros cuadrados. Su portavoz, Miguel Barceló, expresó su "indignación" por el hecho de que el promotor impute a los costes de urbanización del sector la ejecución de la obra. "De esta nueva compensación a la Administración nos hemos enterado hoy [ayer para el lector]. Nadie ha hablado con nosotros del plan Rabassa. Para el promotor es fácil hacer regalos a la Administración, que luego pagamos los propietarios", argumento Barceló. El portavoz de los pequeños propietarios criticó la actitud del alcalde, Luis Díaz Alperi, del PP, en la tramitación del programa urbanístico. "Aquí, al contrario que en la Sangueta [barrio donde el alcalde propone levantar el palacio de congresos] no nos han convocado a ninguna reunión para conocer nuestro punto de vista", se lamentó. Barceló aseguró que trasladarán a su abogado este extremo para incluirlo en el texto de alegaciones del colectivo a la iniciativa urbanística. Los propietarios han denunciado "el abusivo" porcentaje (el 60% ) incluido en la cláusula de pago forzoso en especie.

El plan Rabassa, adjudicado inicialmente por el Ayuntamiento a Enrique Ortiz, incluye otras aspectos cuestionados por la mayoría de los colectivo sociales, partidos y sindicatos de la ciudad. El primero es que el plan se ejecutará al margen de la revisión del PGOU, objetivo que el alcalde persigue sin éxito de desde 2002. Y el segundo es, a juicio de esos colectivos, la concentración de viviendas sociales -el 60% del total de 15.000 previstas- en una determinada zona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de junio de 2005