_
_
_
_
_

Dos ataques suicidas matan a 30 personas al sur de Bagdad

La violenta respuesta a la mayor operación contra la insurgencia desde la caída de Sadam Husein continuó ayer en la capital iraquí y sus alrededores. En Hilla, al sur de Bagdad, dos terroristas suicidas mataron a 30 personas en dos atentados, uno contra una manifestación de policías y otro en la puerta del hospital donde estaban siendo trasladados los heridos.

En Bagdad, las fuerzas de la coalición detuvieron brevemente a Muhsin Abdul Hamid, el líder del principal partido político suní de Irak, durante un registro de su domicilio. Después de ser interrogado, fue liberado sin cargos. El domingo, 20 personas murieron en la capital iraquí, 14 de ellos en una batalla que se prolongó durante varias horas cuando los insurgentes atacaron comisarías y cuarteles. La violencia, que incluyó también cuatro ataques suicidas, ha marcado el comienzo de una operación que el nuevo Gobierno iraquí, de mayoría chií, ha presentado como un endurecimiento de su política contra la insurgencia suní. El Ejecutivo asegura que 40.000 soldados han sido movilizados para esta operación, que representa un esfuerzo para acabar con la ofensiva de la insurgencia que comenzó hace un mes, tras el nombramiento del nuevo Ejecutivo. La ofensiva cuenta con el apoyo de 10.000 soldados de EE UU.

Más información
Cuatro militares italianos mueren al estrellarse su helicóptero en Irak

El líder de Al Qaeda en Irak, Abu Musab al Zarqaui, desmintió ayer -en un mensaje de voz cuya autenticidad no se ha establecido-, encontrarse herido de gravedad, según informó el canal de televisión árabe Al Yazira. Al Zaraqui asegura que sus heridas son leves y promete seguir la lucha.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_