Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TENIS | Torneo de Roland Garros

"Jugar con Federer es un placer"

Moyà, lesionado, prefiere no retirarse ante el 'número uno' mundial

Su amigo Rafael Nadal ya estaba en la pista cuando Carlos Moyà fue eliminado ayer en los octavos de final. No es una ronda habitual para el adiós de un ex campeón del calibre del mallorquín, pero esta vez no sólo se enfrentaba al número uno del mundo, el suizo Roger Federer, sino que estuvo afectado por un serio problema en su hombro derecho que le impidió contar con su saque. "No me retiré", concedió Moyà, de 28 años, "porque me estaba enfrentando a Federer, uno de los tenistas más grandes de la historia, y es un placer jugar contra él".

Sin embargo, Moyà notó un pinchazo en el hombro ya en el tercer juego del partido y sus saques, habitualmente a más de 200 kilómetros por hora, no sobrepasaron los 160. La lesión la viene arrastrando desde hace tiempo. El año pasado tuvo que renunciar a los torneos de Madrid y París para preparar la final de la Copa Davis. Y esta temporada sufrió una tendinitis en el torneo de Estoril, donde se retiró en las semifinales contra Tommy Robredo. Después jugó en Roma porque era el campeón y quería defender el título, pero en Hamburgo se retiró sin saltar a la pista. Su problema actual es una contractura del trapecio.

Su participación en el torneo de Wimbledon es ahora mismo dudosa. "He aprendido a convivir con este problema en el hombro. Pero estamos estudiando con el médico si es conveniente o no jugar el torneo londinense. Es la primera vez que los dolores me aparecen en la temporada de tierra batida".

Moyà fue la única baja de la presencia mallorquina en París. Ayer, ni Nadal ni Nuria Llagostera pudieron acabar sus partidos. La de Cala Millor, que entró en los octavos de final tras derrotar a la francesa Dechy, vio como se suspendía su partido contra la rusa Maria Sharapova, segunda cabeza de serie, cuando iba perdiendo por 6-2 y había logrado su primer break para empatar la segunda manga a tres juegos. Entonces apareció la lluvia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de mayo de 2005