LA ESTRATEGIA ANTITERRORISTA

Detenidos en Francia tres jefes del 'aparato internacional' de ETA con material explosivo

Los arrestados se encargaban de la compra de armas y de dar cobertura a otros etarras

Las policías francesa y española detuvieron ayer a tres presuntos jefes del aparato de relaciones internacionales de ETA que, además, se dedicaban a comprar armas en el extranjero. Los detenidos ocultaban material para la confección de bombas en el piso en el que se escondían en la localidad de Romans-Sur-Isère (al sur de Lyón). El ministro del Interior, José Antonio Alonso, calificó la operación de "importante" porque los detenidos están "encuadrados en la jefatura de ETA". Uno de ellos acababa de sustituir en la jefatura del citado aparato a Pedro Eskizabel, detenido hace un mes.

Más información

La operación fue ejecutada por la División Nacional Antiterrorista (DNAT) de la Policía Judicial francesa en colaboración con agentes de la Comisaría General de Información de la policía española. Los etarras fueron localizados en el interior de una vivienda, en cuyo garaje los arrestados tenían escondido un coche robado y con matrículas falsas. Los detenidos son los españoles Ramón Sagarzazu Gaztelumendi, de 37 años, y Oier Goitia Abadía, de 30, y el francés Bernard San Sebastián, de 55.

La policía localizó durante los registros una cantidad indeterminada de polvo de aluminio (útil para la fabricación de amosal y, a veces, cloratita), temporizadores (para explosiones retardadas) y mercurio (usado en la confección de bombas lapa). "Estos elementos intervenidos confirmarían la labor de los detenidos en el aprovisionamiento de este tipo de material en el extranjero", según informó la policía española, que no ha informado de que tuvieran armas de fuego.

Los detenidos -además de comprar material electrónico, armas y documentación falsificada en el mercado negro-, son parte del ministerio de exteriores de ETA, dedicado a coordinar las actividades de la banda en todo el mundo, controlar a los etarras refugiados en países del centro y el sur de América y otros estados. La tercera misión, según Interior, era "la creación de infraestructura en Francia, mediante el alquiler de pisos o locales". En esta labor era fundamental el ciudadano francés.

Uno de los detenidos, Ramón Sagarzazu Gaztelumendi, Ramontxo, es un antiguo conocido de los servicios antiterroristas. Supuestamente había sustituido en la jefatura del aparato internacional a Peio Eskisabel Urtuzaga, Xerpa, apresado el pasado 28 de abril en Caussade, cerca de Toulousse (Francia), tras olvidarse una bolsa de ropa con una pistola y datos sobre citas de miembros de la banda en una lavandería.

Vinculado a Sokoa

Hijo de Ramón Sagarzazu Olazagirre, Xempelar (uno de los históricos jefes financieros de ETA, que estuvo deportado en Cuba), el ahora detenido fue expulsado a Francia en 1986, tras el desmantelamiento del enorme arsenal que la banda terrorista tenía en la fábrica de muebles Sokoa, que incluía misiles rusos. Entonces tenía 18 años y pasó a encuadrarse en un comando de mugolaris (pasadores clandestinos de la frontera hispano-francesa) hasta 1994.

La policía asegura que desde 1996 era el responsable de los colectivos internacionales de la banda. En julio del año siguiente fue detenido en el aeropuerto de Caracas (Venezuela), adonde lo habían devuelto desde el de Amsterdam, tras intentar entrar en Holanda con documentos falsificados. Aunque Venezuela no le concedió asilo político, sí le dio un permiso de trabajo, lo que le permitió residir en ese país hasta abril de 2002, año en que regresó a Francia para encuadrarse en el aparato internacional.

Sagarzazu contaba para las labores de infraestructura con otro de los detenidos, el francés Bernard San Sebastián (Ciboure, 1950), cuyas huellas han sido localizadas en varios inmuebles alquilados por la banda. La policía asegura que éste ya fue acusado de participar en atentados contra intereses españoles en Europa durante 1991. Tras pelearse durante una borrachera en un bar de Bayona en diciembre de 1993, fue detenido. La Policía Local registró su coche y encontró en su interior tres bombas (de amonal) y una pistola.

San Sebastián cumplió una condena por tenencia de explosivos. La policía lo ha relacionado con la tentativa de atentado contra el Rey en Mallorca, en 1995. Además, fue detenido y liberado bajo control judicial en 2001 en relación con el robo de dinamita Titadyne que ETA perpetró en Grenoble. Fuentes policiales aseguran que tradicionalmente ha estado vinculado al aparato logístico de la banda.

El tercer detenido es Oier Goitia Abadía, nacido en Bilbao hace 30 años, con historial como miembro del comando Buru Hauste (quebradero de cabeza), que actuó en Madrid en 2000 y 2001. ETA mató a siete personas en la capital de España durante esos años en tres atentados. La Audiencia Nacional le reclama por tres delitos de terrorismo.

El ministro Alonso, en una rueda de prensa en el Congreso, calificó las detenciones de "importantes" y como una demostración de "la absoluta voluntad del Estado de Derecho de luchar contra la organización terrorista". En lo que va de año han sido detenidos en España y Francia 71 presuntos miembros y colaboradores de ETA, según Interior. Alonso subrayó que, a día de hoy, "no hay negociación con ETA. Las fuerzas de seguridad hacen su trabajo y van a seguir haciéndolo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de mayo de 2005.

Lo más visto en...

Top 50