Reportaje:Ciencia | FERIA DEL LIBRO DE MADRID

A la velocidad de la luz

Una ecuación de dos variables condensa los últimos cien años de la humanidad, un siglo de miedos y esperanzas. La fórmula E=mc2 dice con serena elegancia que la energía es igual a la masa por la velocidad de la luz al cuadrado. Millones de personas pueden recitar esta idea, pero pocas son capaces de ir desgranando sus principales implicaciones. Albert Einstein hizo pública la ecuación en el año 1905. Medio siglo después, este hombre humilde, probablemente el mayor genio de su época, moría en Estados Unidos. El Año Mundial de la Física conmemora esta doble efeméride.

Son muchos los libros que se han publicado para sumarse al homenaje. Entre ellos destaca Relojes de Einstein, mapas de Poincaré (Crítica), del historiador de la ciencia Peter Galison. La obra reconstruye el proceso deductivo que llevó a la teoría de la relatividad especial a partir de una necesidad tecnológica de la época: sincronizar los relojes de las distintas estaciones de ferrocarril. En esa reconstrucción histórica tiene una importancia destacada el matemático francés Henri Poincaré, que estuvo cerca de alcanzar por sí mismo idénticas conclusiones. En el extremo contrario en cuanto a propósito divulgativo, la biografía de Denis Brian, Einstein (Acento), se detiene más en el contexto histórico y vital del premio Nobel que en su labor científica.

Otro libro destinado a convertirse en protagonista de este año de celebraciones es la Brevísima historia del tiempo (Crítica), del también premio Nobel Stephen Hawking. La obra es una reelaboración de la exitosa Historia del tiempo en la que se han suprimido algunos de los párrafos más oscuros y se han reescrito otros. El texto es accesible para personas con formación científica de bachillerato, dispuesta a poner en el empeño paciencia y perseverancia. Más legible es De Arquímedes a Einstein (Debate), del profesor Manuel Lozano. El libro parte de un encuentro celebrado en el año 2002 entre más de doscientos especialistas, a quienes se les pidió que escogieran los diez experimentos que con menos medios materiales han conseguido aunar inteligencia y belleza. Lozano explica en el libro los diez trabajos mejor valorados, demostrando que la física no sólo es útil sino que también puede ser hermosa. Distinto propósito tiene el libro de Georges Charpak y Roland Omnès, Sed sabios, convertíos en profetas (Anagrama). Charpak, premio Nobel en 1992, lleva años comprometido en la lucha contra las supersticiones de lo paranormal y lo seudocientífico. El libro es, en buena medida, un recorrido por la historia de la ciencia y el "palacio de las leyes científicas", que sirve al lector para iniciarse en la lógica, contraria a la intuición, de la física cuántica y de la relatividad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 20 de mayo de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50