Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento inspeccionará los edificios que ofrecen 'loft' como pisos

Algunas promotoras venden 'locales industriales' para habitar

La Concejalía de Urbanismo prepara una campaña de inspección de todos los locales diáfanos tipo loft y de los apartamentos turísticos de la capital para comprobar el alcance de un fraude que va en aumento: el de quienes venden como viviendas locales que, según el planeamiento urbanístico, sólo pueden tener un uso industrial (en el primer caso) u hostelero (en el segundo). La coordinadora de Urbanismo, Beatriz Lobón, admitió ayer el problema denunciado por el PSOE, y aseguró que tomará medidas.

Urbanismo no tiene contabilizados los inmuebles que albergan loft y apartamentos turísticos, aunque Lobón calcula que no superarán el centenar. "Por eso vamos a hacer la inspección. Queremos saber el alcance del problema para tomar medidas", señaló ayer tras su comparecencia en la Comisión de Urbanismo. Lobón adelantó que una de esas medidas podría ser modificar el Plan General para prohibir la construcción de esos locales en ciertas zonas; además, a partir de ahora, las licencias de construcción que se pidan tendrán que adjuntar la documentación que demuestre que no se trata de viviendas.

El edil socialista Miguel Conejero asegura que sólo en el distrito de San Blas, el que más ha notado la fiebre constructora de este tipo de inmuebles en los últimos dos años, la junta municipal ha tramitado 45 solicitudes de licencia para pisos que se publicitan como "locales de actividades económicas" y que, en muchas ocasiones, "se venden y se habitan como viviendas".

Vender como vivienda un loft sólo es ilegal cuando el edificio se construye sobre suelo de uso industrial, y no residencial. La mayoría de las promociones fraudulentas se ofertan aparentemente como locales en los que una persona puede ejercer una actividad profesional y a la vez usar parte del espacio como residencia, pero son en realidad casas con cocina completa, baño y zonas comunes. Resultan algo más baratas que un piso normal.

Algo parecido ocurre con los apartamentos turísticos: en teoría, son un tipo de hostal que se alquila a turistas por un máximo de tres meses. Pero muchos están siendo vendidos, según denunció el edil socialista. "Se está dejando pasar el tiempo, y luego, con los inquilinos dentro, ya no se puede hacer nada. Hay que actuar contra quien está sacando beneficios vendiendo esos locales", dice Conejero. Éste señala otro problema: "Si se construyen viviendas en zonas industriales, la gente que vaya a vivir allí carecerá de equipamientos: escuelas, ambulatorios, parques... Y luego los reclamarán".

Lobón subrayó que Urbanismo va a tomar medidas. Aseguró que los locales ya existentes "no se van a legalizar en ningún caso", aunque no precisó si el Ayuntamiento podría actuar contra los compradores. También recordó que "parte de la responsabilidad" es de la Comunidad, porque es la encargada de controlar que un local que se ha inscrito como hostal, por ejemplo, funciona como tal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 2005