Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos empresas ligadas al PP ocultan a tres tribunales de cuentas sus facturas electorales

Special Events y Rialgreen, proveedores de los populares, no justifican sus servicios al partido

Special Events, firma controlada por accionistas radicados en un paraíso fiscal cuya contratación con la Comunidad de Madrid intenta esclarecer el PSOE, ha sido proveedora electoral del PP. Esta empresa, en la que han participado dirigentes del PP, ha ocultado a tres tribunales de cuentas autonómicos sus facturas de servicios prestados al partido en las elecciones autonómicas valencianas de 1999 y de 2003; y en las madrileñas de 2003 y en las andaluzas de 2004 por parte de Rialgreen, empresa con idéntico domicilio y presidente, Pablo Crespo Sabaris, ex secretario de Organización del PP en Pontevedra.

En su informe sobre las elecciones autonómicas valencianas de 13 de junio de 1999, la Sindicatura de Cuentas denunció diversos incumplimientos del PP en materia de gastos electorales. Por ejemplo, que ninguna de las 13 empresas que le habían facturado por un monto superior a los 6.000 euros había cumplido con su obligación de comunicar la prestación realizada. Esa documentación es esencial en toda fiscalización de campañas electorales para comprobar que los gastos declarados por los partidos se corresponden con pagos realmente realizados y que se ajustan a precios de mercado. El fin es evitar donaciones en especie. Entre dichas firmas sobresalía Special Events, a quien el PP declaraba haber abonado 60.000 euros para dicha campaña.

En el informe sobre las elecciones a las Cortes Valencianas de 25 de mayo de 2003, dicho órgano fiscalizador denuncia idéntica anomalía. Special Events figura como perceptor de 140.000 euros del PP a cambio de una contraprestación que no declara. Igual ocurre con Rialgreen, empresa con igual presidente y domicilio, que tampoco aporta documentación alguna sobre los servicios que por un monto de 82.000 euros realiza.

En esa misma fecha, en las autonómicas madrileñas de 25 de mayo de 2003, donde la suma de IU y PSOE daba una mayoría absoluta que frustrarían dos diputados socialistas tránsfugas, reaparece como proveedor electoral del PP la firma Rialgreen por 48.080 euros. En esta ocasión, tampoco aporta facturas ni documentación alguna a la Cámara de Cuentas madrileña.

Obligación incumplida

En las elecciones al Parlamento andaluz de 2004, Rialgreen es el principal proveedor electoral del PP, que incumple su obligación de detallar ante la Cámara de Cuentas los servicios publicitarios prestados a dicho partido. El monto de la labor, de imposible contraste, el PP lo cifró en 520.491 euros.

El PSOE ya denunció en su día las contrataciones irregulares de Special Events en 2001 por el entonces alcalde de Majadahonda, Guillermo Ortega, del PP. En concreto, destacaba un vídeo promocional contratado en junio de 2001 y elaborado antes de noviembre de 2001. Desde su fundación en 1994 y hasta noviembre de 2001, la administradora única de Special Events era María del Carmen Rodríguez Quijano, nombrada asesora del gabinete de Ortega en la alcaldía en julio de 2001, y esposa de Francisco Correa, amigo íntimo de Alejandro Agag, yerno del ex presidente José María Aznar, según denuncia el PSOE.

En septiembre de 2001, se efectuó un primer pago de 28.571 euros, y un segundo en diciembre de otros 28.510. El PSOE no sólo denunció que se había producido un irregular fraccionamiento de contrato, aspecto que censuró el propio interventor del Ayuntamiento, sino que se habían eludido todas las reglas esenciales de la contratación administrativa. La denuncia socialista incluía a TCM (Technology Consulting Management), empresa que comparte varios administradores con Special Events, en relación con un contrato de 612.551 euros aprobado en diciembre de 2002 para desarrollar una oficina de atención al ciudadano. El propio secretario del Ayuntamiento consideró que había anomalías en el pliego de condiciones técnicas de dicha firma: ni estaban concretadas las necesidades administrativas a satisfacer, ni su ejecución podía recaer en manos privadas; ni el presupuesto estaba suficientemente desglosado ni estaba acreditada la experiencia en esa tarea por parte de la empresa.

Entre las entidades regidas por el PP que han contratado algunas de estas empresas figuran la Federación Española Municipal de Municipios, cuya presidenta hasta 2003 fue la alcaldesa de Valencia, Rita Barberá, también del PP. El Consejo Superior de Deportes, durante el Gobierno de Aznar, contrató en 1998 con una unión temporal de empresas en la que estaba Pasadena -compañía que también preside Crespo- por un monto de 69 millones de pesetas. Y en 1997, fue contratada Special Events por el Ayuntamiento de Las Rozas, gobernado por el PP, por un monto de 17 millones de pesetas para unas actuaciones publicitarias de sus fiestas patronales. El PSOE intenta averiguar si esta empresa, cuya versión reclamó ayer este diario sin éxito, o firmas afines, han recibido contratos del actual Gobierno madrileño, algo que no ha tenido respuesta oficial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 2005