Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez procesa a 13 islamistas que pretendían atentar en España por la guerra de Irak

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska ha procesado a 13 islamistas por constitución y pertenencia a una célula terrorista fundada en Madrid por Mustafá Maymouni para atentar en España, como consecuencia de haber entrado en la guerra de Irak y haberse convertido en "enemiga del Islam". Los procesados son los detenidos por el juez Baltasar Garzón en el curso de la Operación Nova contra el terrorismo islamista.

El juez instructor explica que Maymouni, preso en Marruecos por su implicación en los atentados de Casablanca, creó dos grupos de reclutamiento de muyaidines para realizar la yihad o guerra santa en Kenitra (Marruecos) y en Madrid, siguiendo instrucciones de Abdelaziz Mourafik, alias Malek el Andalusí, un miembro operativo de Al Qaeda.

Entre finales de 2002 y febrero de 2003, los integrantes de la célula de Madrid celebraron reuniones de seis a ocho horas y de corte extremista islámico en diversos domicilios. La célula de Madrid era de naturaleza salafista-yihadista y sus razones para defender la yihad consistían en que los musulmanes "eran perseguidos por los incrédulos principalmente de Inglaterra, Estados Unidos y España, por lo que tenían que hacerles sufrir mediante la explosión de bombas, robándoles, inmolándose o de cualquier forma que les hiciera daño en cualquier punto de la Tierra".

Los procesados son Mustapha Maymouni, Abdelaziz Moutarik, Mohammed Larbi Ben Selam y Mohamed Afalah y Said Rehou, todos ellos en situación procesal de rebeldía, además de Azzedine Bellid, Noureddine Bellid, Abderrazak Azzi, Samir Ben Abdallah, Faisal Allouch, Abdelkrim el Ouzzaini, Mohammed el Ouzzani y Khalid Zeimi Pardo, a quienes se imputa un delito de integración en organización terrorista.

Además de los procesados, el juez señala que en la célula terrorista de Madrid se encontraban integrados algunos de los presuntos autores de los atentados del 11-M, como Jamal Zougham, Serham Ben Abdelmajid Fakhet, Serham el Tunecino -fallecido en la explosión de Leganés-, y Said Berraj, que se encuentra en paradero desconocido.

Máquina de fotos

Mohamed el Ouzzauni y Khalid Zeimi Pardo fueron sorprendidos en septiembre de 2004 en las inmediaciones de la central nuclear de Guadalajara con una máquina de fotos, "en situación no suficientemente aclarada".

En la misma resolución, el juez Grande-Marlaska consulta al Ministerio Fiscal si procede pedir al Gobierno que formalice una demanda de extradición del presunto jefe de la célula, Mustafá Maymouni, o si, por el contrario, entiende que la misma se puede ver "razonablemente frustrada" tanto por su condición de nacional marroquí como por imputación por los atentados de Casablanca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 2005