Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los propietarios de vivienda no podrán comprar un piso protegido

Los promotores apoyan la creación de VPO para rentas medias

El propietario de una vivienda no podrá comprar un piso protegido (VPO), según el borrador del nuevo plan de vivienda del Gobierno. Esta prohibición ya existe en algunas comunidades como Cataluña, pero en otras como Madrid es posible comprar una VPO cuando el adquiriente tiene otro piso fuera de esa región. Los promotores respaldaron ayer los planes del Ejecutivo de crear VPO para rentas medias.

La lucha contra el fraude que existe en torno a la VPO -pisos con un precio máximo destinados a las familias que, por sus ingresos, no pueden comprar casa en el mercado libre- es una prioridad del nuevo Plan de Vivienda 2005-2008 que ha elaborado el departamento que dirige María Antonia Trujillo y que prevé aprobar en junio. Por ello, el borrador del programa establece la prohibición de que los que ya sean propietarios de una casa en todo el territorio español, ya tenga el carácter de protegida o libre, puedan adquirir un piso protegido. Las comunidades que quieran financiar VPO con dinero estatal -también tienen aparte su propio presupuesto- tendrán que adaptar este criterio a su normativa.

Algunas ya contemplan este veto. Cataluña incorporó esta prohibición a su legislación en diciembre de 2004. Hasta entonces, un ciudadano podía comprar una VPO aunque tuviera otro piso, siempre y cuanto éste no estuviera en esa comunidad. Esto mismo pasa todavía en Madrid, donde los ciudadanos sólo tienen problemas para comprar un piso si ya tienen otro en esa región, pero no si son titulares de una casa en Toledo. En la Comunidad Valenciana sucede lo mismo que en Madrid.

El borrador del plan estatal establece dos excepciones: los propietarios de una vivienda libre podrán comprar una VPO si el precio de la primera no excede el 40% del precio de la VPO o del 60% si se trata de familias numerosas, personas mayores de 65 años, discapacitados o víctimas de la violencia de género o del terrorismo. En principio, estos supuestos deberían ser muy pocos, dado que el precio de la VPO es muy inferior al libre. Existe, claro, un tercer supuesto: que el propietario venda su piso para comprar una VPO.

Pero una de las grandes novedades del plan es la creación de un nuevo tipo de vivienda destinada a las familias de rentas medias -ingresos hasta de 42.752 euros anuales- que no pueden permitirse comprar casa en el mercado libre, pero cuyos ingresos exceden el tope para comprar un piso protegido (36.174 euros anuales). Comprar estas casas será hasta un 20% más caro que una VPO tradicional.

Objeciones al plan

Vivienda tenía previsto presentar ayer el borrador del plan a promotores, consumidores y sindicatos, entre otras organizaciones. El presidente de la Asociación de Promotores Constructores, Guillermo Chicote, explicó ayer a Servimedia que considera conveniente que haya ese tipo de casas de precio concertado, que ya existen en algunas autonomías. "A mí, todas las variaciones que se puedan hacer para mejorar el producto me parecen bien", dijo. Coindice con él en este sentido el presidente del Consejo General de Colegios de Arquitectos, Carlos Hernández Pezzi. Pero Chicote se muestra contrario a la intención de Trujillo de prohibir que las VPO se puedan vender nunca en el mercado libre.

La asociación de consumidores CECU considera que el nuevo programa mejorará el acceso a la vivienda, informa Europa Press. La VPO apenas representa un 10% del total de viviendas que se construyen cada año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 2005