Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Italia y Portugal asumen que sus cuentas públicas rozan la crisis

Las cuentas públicas de Portugal y de Italia están bajo sospecha. La agencia de estadística europea, Eurostat, ha calificado los datos económicos proporcionados por ambos países de confusos, mientras que los Gobiernos del socialista José Sócrates y de Silvio Berlusconi preparan a las opiniones públicas de sus respectivos países para revelar que la situación puede ser más grave de lo que han admitido hasta ahora.

El Gobierno portugués lleva varios días preparando el terreno para anunciar a la opinión pública que el país está al borde de una gravísima crisis financiera, peor de lo que pensaban los analistas y los organismos nacionales, europeos e internacionales.

Una comisión independiente, encabezada por el gobernador del Banco de Portugal, Vítor Constancio, ultima un informe que estima un déficit real portugués para 2005 que se acerca al 7% del producto interior bruto (PIB), según distintas fuentes, más del doble del límite del 3% impuesto a los países de la moneda única.

También en Italia, el ministro de Economía, Domenico Siniscalco, anunció el martes ante el Parlamento que Italia corría el riesgo de una "crisis financiera en la que la deuda aumentaría hasta tal punto que el gasto por intereses generaría nuevo déficit", y prometió "credibilidad y transparencia" para salir de la recesión y despejar los recelos de la Comisión Europea.La agencia estadística europea indicó recientemente al Gobierno italiano que sus balances eran confusos y que no era admisible ocultar parte de la deuda del Estado cargándola sobre la empresa pública de ferrocarriles, como había hecho el Ejecutivo en el último presupuesto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 2005