Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una profesión con muchas posibilidades

El programa formativo del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico tiene, además de su carácter cultural, una marcada orientación laboral. La arqueología submarina no sólo es un pilar fundamental para mimar los vestigios del pasado que yacen en el fondo del océano, sino también una profesión con muchas posibilidades de cara al futuro. Así lo explica Carmen García, para quien "no sólo hay un campo de investigación que cubrir, sino una demanda de mercado que satisfacer". "Estos profesionales son requeridos a menudo para el seguimiento arqueológico de obras, por ejemplo en los dragados portuarios", dice.

También se han necesitado expertos en procesos de desmilitarización como el de la playa de Camposoto, en San Fernando (Cádiz). "En las labores de extracción de explosivos siempre debe contarse con un profesional que controle la presencia de materiales arqueológicos y actúe sobre el terreno", añade Carmen García.

No obstante, la arqueología submarina andaluza se encuentra aún en pañales en comparación con su disciplina hermana, la arqueología terrestre. "Lo más necesario ahora es la investigación de base. Hay que poner los cimientos para el futuro", asegura la coordinadora del Centro de Investigaciones Subacuáticas.

Para establecer esos cimientos, el primer paso está claro: "Lo que se persigue es más bien tener un conocimiento general de la situación. Es decir, saber qué tenemos en nuestros fondos marinos, de qué yacimientos disponemos y en qué condiciones se encuentran", dice Carmen García. "Eso nos permitirá establecer distintas líneas de investigación o protección del patrimonio", apostilla Carmen García.

El Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico es una institución de la Consejería de Cultura pionera en la tutela de los bienes culturales a través de la documentación, intervención y formación sobre el patrimonio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de mayo de 2005