Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

80 países castigan con cárcel las relaciones homosexuales

Más de media docena de Gobiernos les aplican la pena de muerte

Las leyes de 80 países castigan las relaciones homosexuales, y al menos siete Gobiernos les aplican la pena de muerte, según recordó ayer la Liga Internacional de Gays y Lesbianas (ILGA), que cuenta con representes de más de un centenar de países. Pero la lista es mayor si se incluyen los países, como Egipto o Cuba, en los que las autoridades aplican a los homosexuales otros delitos, como el de escándalo público o el atentado contra la religión, manifestó un portavoz de la Liga.

La pena de muerte está en vigor, al menos, en Arabia Saudí, Yemen, Irán, Chechenia, Mauritania, Sudán, Afganistán y Pakistán. El informe sólo recoge las penas legales, por lo que no se incluyen países que persiguen las relaciones homosexuales sólo en algunas zonas (como regiones musulmanas de países africanos y asiáticos donde se aplica la sharía o estados de Estados Unidos donde la sodomía todavía está castigada, por ejemplo).

En países como Bulgaria, Liechtenstein y Rumanía, las relaciones entre personas del mismo sexo no están castigadas, pero se consideran un agravante de otros delitos, como escándalo público. Reino Unido figura en la lista de la ILGA porque define para los gays una edad de consentimiento para mantener relaciones superior a la de los heterosexuales. Tampoco se consideran países donde la homosexualidad y la transexualidad no son delito, pero en los que las acciones de grupos paramilitares o de bandas contra ellos quedan casi siempre impunes, como México o Brasil.

Según el listado de la Liga (que puede consultarse en www.ilga.info/Information/Legal_survey), en la mitad de los países la legislación se refiere solamente a los homosexuales masculinos. Las relaciones lésbicas no están ni permitidas ni prohibidas, "simplemente porque las relaciones entre dos mujeres siguen siendo algo impensable para muchos legisladores", señaló desde Bruselas el portavoz de la Liga.

Esta organización ha creado precisamente un grupo de mujeres para luchar contra la discriminación de lesbianas y transexuales, que son quienes llevan la peor parte.

La Liga recordó los datos de sus estudios para instar a la ONU a declarar el 17 de mayo Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia. El día se ha escogido porque cuando en 1990 la Organización Mundial de la Salud decidió eliminar la homosexualidad de su lista de enfermedades psiquiátricas. Este hecho fue un paso decisivo en la lucha por la igualdad de los movimientos de liberación homosexual.

El PSOE y el presidente del Parlamento Europeo, Josep Borrell, apoyaron ayer la propuesta. La homofobia constituye "un serio problema en la UE", dijo Borrell. La Coordinadora Gai-Lesbiana pidió que se insistiera en la prevención del acoso escolar a los estudiantes gays, lesbianas y transexuales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de mayo de 2005