Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento recuperará el cuerpo de guardas de zonas verdes

Los vigilantes tendrán la condición de agentes de la autoridad

Un nuevo cuerpo de policía administrativa comenzará a trabajar después del verano en las zonas verdes de la capital. Serán los agentes de Parques, una figura que recuperará la función que ejercían hace años los guardas de los jardines. La concejal de Medio Ambiente del Ayuntamiento, Paz González, tiene listo ya un borrador del reglamento de los nuevos vigilantes, que serán considerados "agentes de la autoridad" pero irán desarmados.

En el borrador de reglamento se especifica que estos guardias tendrán la condición de "agentes de la autoridad", por lo que irán uniformados, aunque no portarán armas. De ahí que se haya trabajado en un reglamento para regular su situación, que les da un status similar al de agente de movilidad o al guardia forestal. "En la actualidad no existe una norma que contemple una autoridad exclusiva para parques", precisa González, quien considera que harían falta unos 100 agentes para atender las zonas verdes de la capital. De momento saldrán 39 plazas, aunque irán ampliándose progresivamente.

La condición de agente de la autoridad les permitirá exigir a los ciudadanos que se identifiquen y presentar denuncias, pero también actuar contra quienes desempeñan su actividad en los parques, como los quioscos o las terrazas que incumplan la normativa. Las funciones de los nuevos agentes tienen "como objetivo esencial la protección de zonas verdes, espacios ajardinados públicos y arbolado urbano, siendo prioritarias las labores de prevención", según consta en el artículo 5 del borrador del reglamento.

"Por los malos usos y abusos, los parques se destrozan mucho. Los agentes tendrán la función de vigilar por el mantenimiento, conservación y, sobre todo, el respeto de las zonas verdes. Pasearán, impondrán sanciones y desanimarán a quienes cometen infracciones", explica la edil.

Algunas zonas de la capital ya cuentan con un agente ad hoc que hace más o menos las mismas funciones, según la concejal de Medio Ambiente. En el contrato de conservación integral del parque Juan Carlos I se contempló la presencia de agentes, con cargo al presupuesto de la conservadora.

La actividad de los agentes de Parques se circunscribirá, según el reglamento, a los espacios contemplados en el inventario de conservación municipal. Podrán multar a quienes lleven sus perros sueltos en zonas donde no puedan hacerlo o, por ejemplo, a quien se lleve las plantas de los jardines o se tumbe en el césped.

Entre sus funciones también estarán las de "informar y orientar a los ciudadanos en todas las materias relativas al uso, disfrute y conservación de las zonas verdes" o la de custodiar los edificios, almacenes, maquinaria e instalaciones del Consistorio que se empleen en su servicio.

También actuarán contra los abusos. "En la Casa de Campo, entre otros lugares, hemos detectado que en las zonas infantiles algunos inmigrantes cobran por su uso a otros compatriotas. Eso se va a controlar y supervisar y los agentes no van a tolerar que los espacios naturales tengan áreas restringidas de uso por particulares", agrega González.

Los primeros espacios ajardinados que tendrán agentes de Parques serán Pradolongo, la Dehesa de la Villa, la Casa de Campo o el Parque del Oeste, frecuentados por muchos inmigrantes.

'Botellón' en los parques

El parque del Retiro no es de los prioritarios, porque ya cuenta con la Patrulla Verde de la Policía Municipal para su vigilancia. "En el parque de Pradolongo, por ejemplo, hemos notado una gran presión de la inmigración. No porque sea peligrosa, sino porque hacen grandes botellones y los vecinos, sobre todo las personas mayores, se sienten amenazados y eso les desanima a bajar a los parques. Así nos lo ha transmitid la Federación de Asociaciones de Vecinos y lo hemos ido comprobando", destaca Paz González.

La Concejalía de Medio Ambiente negocia en la actualidad con los sindicatos la puesta en marcha de este nuevo cuerpo, pues su intención es que esté operativo todo el año, sin descanso. "Los fines de semana, festivos y periodos vacacionales es cuando más se necesita una figura así, porque es cuando más se usan los espacios públicos", explica la edil. Por eso, la negociación con los sindicatos contempla adaptar los turnos y jornadas de los funcionarios a las necesidades reales del servicio.

Para ocupar las 39 plazas que se ofrecerán en una primera fase, Medio Ambiente requerirá como mínimo las categorías C y D del personal administrativo que actualmente existe en el Ayuntamiento. "Se pedirá conocer las materias y la normativa medioambiental", puntualiza Paz González. Además, la intención de su área es sacar a convocatoria interna las plazas. Según el número de solicitudes y si se cubren expectativas, el concurso será abierto a otras administraciones y, sólo si esta convocatoria tampoco llena las plazas, entonces será abierta a todo el mundo.

El reglamento también contempla que los agentes de Parques tengan un uniforme específico -aunque la concejal no quiere precisar detalles porque su área todavía está barajando opciones- y utilicen vehículos en sus desplazamientos, según las necesidades de la zona y en coherencia con las funciones que desempeñen. Pero la concejal detalla que, sean bicicletas o vehículos de motor eléctrico, serán siempre respetuosos con el medio ambiente. Los nuevos agentes tendrán el régimen disciplinario general de la Función Pública Local.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de mayo de 2005