Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres locales del Palacio de Hielo se querellan contra el concesionario

Un juzgado admite a trámite sendas denuncias por presunta estafa

El Juzgado de Instrucción número 41 de Madrid ha admitido a trámite una querella y una denuncia, ambas por falsificación de documento y estafa, presentadas por tres empresas con locales en el Palacio Municipal de Hielo. Los denunciados son José Luis Bermúdez de Castro y Fernando Chinchurreta, accionista y apoderado, respectivamente, de la firma Equipamientos Deportivos y de Ocio (Equidosa), que es la titular de la concesión municipal.

Las compañías denunciantes son Hostalgreen, Rosen Consulting y Barx Consulting, dueñas de dos de los bares situados frente a la pista de hielo -Greenfee y Black Corner- y del servicio de lavado de coches que funcionaba en el aparcamiento. Las tres han paralizado su actividad, aunque en el caso del lavado de coches ha sido por una resolución de la Junta Municipal de Hortaleza, que dictaminó que el servicio funcionaba en una zona no susceptible de ser alquilada.

Precisamente, lo que los querellantes denuncian es que cuando la concesionaria les alquiló los espacios donde están instalados sus negocios ya sabía que no eran arrendables.

La Junta Municipal de Hortaleza tomó medidas contra una docena de establecimientos después de que EL PAÍS revelara el pasado noviembre que un informe elaborado por los técnicos del propio Ayuntamiento denunciaba que en el Palacio de Hielo había 2.579 metros cuadrados edificados por encima de lo permitido, en zonas de paso o vestíbulos que no podían ser arrendadas.

"Por documentación a la que luego hemos tenido acceso, Bermúdez de Castro era consciente de que la pista multifuncional no podía tener más que espectáculos relacionados con el hielo. Pero nos vendió que ahí iba a haber macroespectáculos", explica Agustín Morcillo, portavoz de Hostalgreen, sobre las razones de la querella que ha interpuesto. La empresa se embarcó así en alquilar un local de grandes dimensiones (1.300 metros cuadrados) y realizó una gran inversión, según cuentan sus socios.

"El nivel era tan alto que contratamos al cocinero Sergi Arola como director técnico, y fue el que hizo nuestro recetario", continúa Morcillo. Hasta la fecha, agrega, no se ha celebrado ninguno de los grandes eventos prometidos, por lo que el local tuvo que cerrar. Además, sus propietarios no pueden plantearse una remodelación del negocio porque éste está en un espacio que no puede recibir una licencia.

En sus conclusiones, el informe de los técnicos del Ayuntamiento afirmaba que sólo están autorizadas a funcionar las instalaciones que fueron aprobadas en el pleno municipal, "las únicas que se han realizado teniendo en cuenta el proyecto técnico o documentos requeridos y han cumplido los trámites exigidos" por la ley y por el pliego de condiciones del Palacio Municipal de Hielo de Madrid, afirmaban los funcionarios de la Dirección de Servicios de Edificación del Consistorio.

Sin posibilidad de licencia

Y, por tanto, deducía: "Los locales Star Bowl, Open Bar, Pizza Al Paso, Ben & Jerry's, Döner Kebab Instanbul, Burger King, Green Fee Café, Black Corner están situados en áreas que en el proyecto modificado número 2

[el definitivo, aprobado por el pleno el 19 de diciembre de 2002] están grafiados como superficies construidas no computables". Ninguno de esos locales, como denunció en su día el edil socialista Ramón Silva, es susceptible de obtener una licencia con arreglo a la ley.

El pasado 18 de abril, la juez encargada de la investigación, Almudena Álvarez, citó a los dos querellados, Bermúdez de Castro y Chinchurreta, "en calidad de imputados", y, de momento, prosigue con las actuaciones.

Bermúdez de Castro aseguró a este periódico que la querella presentada contra él es una venganza porque ha denunciado por impago de alquiler a los dos bares y ha pedido su desahucio. "Desde que se abrió [el Palacio] en noviembre de 2003 me deben la renta", explicó.

Los socios de Hostalgreen recibieron una notificación fechada el 28 de marzo en la que Bermúdez de Castro desiste de la demanda por desahucio.

"Ahora me han puesto una querella por alquilar locales ilegales. Pero para que haya una querella tiene que haber dolo; es decir, intención de engañar", explicó el titular de Equidosa, que asegura que cuando se inauguró el Palacio de Hielo los locales tenían licencia y que nadie dijo nada entonces. Por eso, considera que en todo caso hay "aquiescencia del Ayuntamiento".

El informe de los Servicios de Edificación señala que las solicitudes de licencia de los negocios del Palacio modificaron la situación de los espacios. Donde el proyecto modificado número 2 (el que aprobó el pleno municipal) hablaba de "no computables", las solicitudes escribieron "edificable". El Ayuntamiento no lo comprobó hasta mucho más tarde, y aprobó las licencias.

El Consistorio tomó cartas en el asunto el pasado noviembre. Cedió la competencia a la junta municipal y ésta dictó a finales de marzo las resoluciones por cese de actividad de los locales que incumplían el pliego de condiciones. Bermúdez de Castro asegura que, si el Ayuntamiento le cierra, lo denunciará ante un juzgado. "Estoy pagando las consecuencias de algo que yo no he hecho", afirma. "Yo levanté el Palacio donde me dijo el Ayuntamiento y como me dijeron que lo hiciera".

Los denunciantes sostienen que Bermúdez de Castro sabía que no podía arrendar los espacios que les alquiló porque un pleno de 1997 desestimó su petición por ilegal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de mayo de 2005