Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:ESCAPADAS

El teatro romano del Rin

Augusta Raurica, restos del imperio en tierras suizas

Vestigios de un teatro para 8.000 personas, de termas, del edificio de la curia, de un templo... Elementos urbanos que formaban esta rica ciudad romana en las cercanías de la actual Basilea.

En Gaeta, ante el Mediterráneo, en el sur de Italia, se halla el mausoleo del general romano Lucius Munatius Plancus. En el epitafio se dice que este lugarteniente de César fue el fundador de Lugudunum (Lyón) y Raurica. La gente conocen bien la gran ciudad francesa de Lyón... ¿pero dónde estaba Raurica?

A 11 kilómetros de la ciudad suiza de Basilea, en medio de casas de baja altura dispersas entre praderías, unos carteles despiertan la curiosidad: allí están las ruinas romanas de Augusta Raurica. Una larga serie de restos constructivos, entre ellos los de un gran teatro para 8.000 personas, emerge del terreno cerca de la orilla del Rin. Es lo que queda de aquella ciudad de dramático destino.

Lucius Munatius Plancus debió fundar Raurica en el verano del año 44 antes de Cristo, aunque no se sabe si en esta misma ubicación, ya que existen datos de una refundación en tiempos de Augusto, con el nombre de Augusta Emerita Raurica. Se dice que en el siglo II Augusta Raurica era una excelente urbe, de unos 20.000 habitantes, dedicada al comercio y actividades artesanales; un centro de importantes edificios públicos, destruido un siglo después por los alamanes. Más tarde, a principios del siglo IV, se levantó muy cerca, junto al río, un magnífico castro, el actual Kaiseraugst, que sobrevivió como población durante toda la Edad Media, mientras que Augusta, derruida, quedaba cubierta por la maleza.

En el siglo XVI, los inquietos humanistas de Basilea iniciaron las excavaciones. En el XIX se reanudaron las mismas... hasta ahora, cuando avanzan a la par las investigaciones y una reconstrucción un tanto artificiosa.

En el territorio de Augusta destaca, como primer edificio, el teatro, un gran recinto con capacidad para unos 8.000 espectadores, que aprovecha una vaguada natural. Más al este estaba el Foro, centro administrativo y social de la urbe, con la Curia, la Basílica y el templo de Júpiter. Poco queda. Debajo de los restos de la Curia hay una cueva en la que se guardaría el tesoro de Augusta Raurica. Ahora se exponen allí diversos mosaicos, la mayoría provenientes de una lujosa casa nobiliaria o palatium. Al oeste de la Curia se alzaba un templo dedicado al culto al emperador. Ahora se ha hecho una construcción que lo recuerda. Al oeste del teatro se halla una colina donde estaba el templo de Schönbühl. Perdura únicamente el podio que lo sostenía, una estructura similar a la de otros templos cuadrados de la zona galorromana.

El Museo Romano de Augusta Raurica conserva una selección de piezas encontradas en las excavaciones. Como el Tesoro de Plata, una colección de un alto oficial romano, con magníficas piezas: monedas, cuberterías, medallas, platos, bandejas, copas... En total, 58 kilos de plata y una muestra de las riquezas y habilidades artísticas de la época. Esparcidas por la geografía urbana de Augusta, en medio de las praderías, aparecen otras muestras de lo que antaño fue la ciudad: canalizaciones, alcantarillas, fuentes, baños... Pero también hay otra serie de puntos explicativos: la Casa Romana es una reproducción colorista de los hogares romanos que antaño pudo haber en Augusta.

Destruida la ciudad de Augusta Raurica, a menos de un kilómetro al norte se creó a principios del siglo IV el castro de Augusto, Kaiseraugst. Aún se pueden ver restos de las murallas en diversos puntos del actual Kaiseraugst. En el interior del recinto fortificado hubo una iglesia paleocristiana, y a orillas del Rin, restos de unas termas.

GUÍA PRÁCTICA

Información- Para ir desde Basilea a Augusta hay que tomar la autopista hacia Berna y a los pocos kilómetros ya aparecen las indicaciones. También se puede ir en tren y barco, en ambos casos parada Kaiseraugst. - Augusta Raurica (00 41 61 268 68 32; www.augustaraurica.ch). La mayoría de los vestigios se pueden visitar gratuitamente. La entrada al museo y Casa Romana, cuesta 4,52.Oficina de turismo de Basilea(00 41 61 268 68 32; www.baseltourismus.ch). - www.kaiseraugst.ch.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de mayo de 2005

Más información