Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Custodia compartida

Somos muchos los padres separados que estábamos pendientes e ilusionados de la aprobación, por fin, de la custodia compartida, de poder optar en igualdad de condiciones a compartir la vida con nuestros hijos.

Pero después de las últimas manifestaciones de nuestro presidente, parece que todo va a quedar en agua de borrajas. Si la custodia compartida sólo queda para casos en los que exista mutuo acuerdo en la pareja separada, díganme qué significado va a tener. Si existe mutuo acuerdo no se necesita ni custodia compartida ni nada.

Con la aprobación del matrimonio de parejas homosexuales y la posible adopción de hijos por las mismas, díganme en caso de separación de éstas qué ocurrirá con la custodia de los hijos. La custodia compartida es una figura que se me antoja imprescindible en nuestras leyes y que por fin acaba con una visión decimonónica de la pareja. El desigual trato por razón de sexo va en contra de los principios de nuestra sociedad. El que los hijos no puedan compartir su tiempo con los padres va en contra de sus derechos. Los padres preocupados, como yo, por la educación de sus hijos, con la necesidad de compartir su tiempo con ellos, no entendemos que la ley nos discrimine por ser hombres. El juez necesita disponer de esta figura y en razón de las circunstancias, objetivamente determinadas por psicólogos y él mismo, poder determinar que los hijos puedan compartir su vida con los dos progenitores.

Debemos luchar por lo que es justo. Si finalmente se cede a las presiones que las asociaciones de mujeres están ejerciendo y nuestros políticos, una vez más, no ven justicia sino votos, tenemos que movilizarnos y hacer ver a todo el mundo la desigualdad que en este siglo XXI estamos sufriendo. Nuestro presidente dijo hace unos días que cómo iban a mirar a la cara a una pareja homosexual aque-

llas personas que estaban en contra de su matrimonio e iban a decirles: "Vosotros sois ciudadanos de segunda". A los padres separados, ¿qué nos va a decir?.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de mayo de 2005