El Colegio Amara Berri recurre al Ararteko para reclamar un solo traslado

El Consejo Escolar del centro Amara Berri solicitará la mediación del Ararteko, Iñigo Lamarca, en el conflicto que mantiene con el Ayuntamiento de San Sebastián y el Gobierno vasco al negarse a desalojar sus actuales instalaciones en el barrio de Morlans hasta que no se construya un nuevo edificio, previsto para mayo del 2007.

La directora del colegio, Eli Alba, acompañada de una comisión de padres, explicó ayer su oposición a la propuesta municipal de realojar provisionalmente a los alumnos, durante 18 meses en la escuela de Comercio, hasta que les construyan el centro definitivo, para permitir el inicio de la construcción de 600 VPO en Morlans, una operación que ha sufrido años de retraso por la demora del Gobierno vasco en la construcción de la Variante Sur de Euskotren.

"Este es el típico caso en el que los ciudadanos sienten cercenados sus derechos por parte de la Administración", dijo Alba, para añadir que "los niños no pueden ser los paganos del desencuentro entre dos instituciones". Se mostraron dispuestos a aceptar "un solo y definitivo traslado" cuando esté construido el nuevo edificio, pero "no dos traslados en apenas dos años".

El colegio se reunirá mañana, jueves, con el Ararteko y anuncia varias movilizaciones, entre ellas una cadena humana que una al ayuntamiento con la Consejería de Educación el sábado 21 de mayo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS