EL EMBARAZO DE DOÑA LETIZIA

El príncipe Felipe cree que no es urgente la reforma constitucional sobre la sucesión

Los futuros padres muestran su alegría en el primer viaje oficial juntos a una comunidad

Los príncipes de Asturias mostraron ayer en su primera jornada de la visita a Baleares (el primer viaje oficial juntos a una comunidad autónoma) su nueva imagen: la de futuros padres. Don Felipe y doña Letizia se dejaron ver ilusionados, sonrientes y agradecidos por todas las muestras de cariño y felicitaciones que recibieron de los miles de personas que les acompañaron en las calles. El heredero habló de su futuro hijo y dejó claro que "no es urgente" una reforma de la Constitución sobre la sucesión a la Corona porque hay una generación por medio "todavía", dijo señalando a su esposa y a él mismo.

Más información

"Estoy emocionado y feliz", proclamó él. "Estoy bien, con las molestias lógicas de las mujeres embarazadas", confesó ella. Eran poco más de las diez de la mañana cuando los Príncipes de Asturias llegaban a la sede de la Comunidad Balear.

En la calle había gran interés por ver a los nuevos padres, también en el patio entre las autoridades. Don Felipe apareció con una amplia sonrisa y doña Letizia con un ramo de rosas colocado estratégicamente a la altura de su incipiente embarazo. Con los primeros saludos a las autoridades llegaron también las primeras felicitaciones. Pero todo el mundo lo que esperaba era oír al nuevo padre. "La Princesa y yo no podemos ocultar la felicidad que sentimos ante el futuro nacimiento de nuestro primer hijo", dijo don Felipe al iniciar su discurso. "Se colman así nuestros deseos de formar una familia. Quisiéramos hacerles participes de nuestra ilusión y nuestra satisfacción pues se refuerza así la estabilidad y continuidad institucional para el mejor servicio de la Corona de España".

El Heredero unía así su felicidad personal con la satisfacción cumplida de reafirmar la línea sucesoria a dos semanas de cumplirse su primer aniversario de boda. Pero por si queda alguna duda del momento que están viviendo don Felipe y doña Letizia se acercaron a los periodistas para hablar de ello.

"¿Cómo se encuentra, señora?".

"Bien, ¿no la ven?", se adelantó don Felipe.

"Estoy de casi tres meses", añadió doña Letizia

"¿Qué quieren, niño o niña?"

"Nos da igual. Lo vamos a querer igual y además la reforma de la Constitución no es urgente. Estamos nosotros, que somos una generación intermedia", apuntó el Príncipe mirando a su esposa.

También hubo preguntas sobre si ya habían elegido nombre para el futuro bebé. "Lo pensaremos en su momento". Doña Letizia antes de casarse admitió que el nombre de Pelayo le gustaba por muchas cosas, entre ellas por su vinculación con Asturias. "Lo pensaremos..." dijo el Príncipe. "Tiene que nacer, dejadle nacer", rogó don Felipe entre sonrisas. Doña Letizia desveló que ayer por la mañana recibió los primeros regalos para su hijo: "Una señora nos ha dado unos patucos, un par blanco y otro crema. Ni azul, ni rosa".

En el Ayuntamiento de Palma la alcaldesa, Catalina Cirer i Adrover, también les sorprendió con un paquete que contenía un faldón azul con jersei a juego. Al ver el faldón, el Príncipe exclamó: "¿Y si es niño?". Doña Letizia le explicó que en los primeros meses los bebés utilizan este tipo de ropa. "Es que yo a esas edades me pierdo", se disculpó mirando a Jaume Matas, presidente de la Comunidad Balear que presenciaba la escena.

Los Príncipes esta vez no quisieron hablar del número de hijos que quieren tener. El día de su compromiso oficial aseguraron que más de dos y menos de cinco. "Ya veremos", explicaron.

Doña Letizia asegura que se siente bien. "Bueno, con las molestias lógicas de las mujeres que están embarazadas". Durante la visita al Ayuntamiento de Palma, que fue larga, la princesa mostró síntomas de cansancio y en algún momento se le desencajó la cara.

-"¿Seguirá con su agenda?".

-"Yo estoy bien. Haré lo que diga el médico", respondió la futura madre.

Una de las próximas visitas de los Príncipes de Asturias es a Japón, en los primeros días del mes de junio. "El médico es el que manda ahora", se apresuró a aclarar don Felipe cuando se planteó la presencia de doña Letizia en Tokio.

"Quiero aprovechar esta ocasión para dar las gracias a todos por las muestras de afecto que todo el mundo nos ha transmitido. Todos los medios, las autoridades, la gente en la calle... en fin. Estamos viviendo un momento muy especial, de mucha emoción".

La agenda de la visita de los Príncipes en Baleares es muy apretada. La Casa del Rey asegura que doña Letizia mantendrá todos sus compromisos, aunque en el programa oficial de estos días hay pequeños descansos para que la princesa se recupere y descanse. Ayer tras la visita al Ayuntamiento y antes de un almuerzo con personalidad de la isla, la Princesa se retiró a descansar durante casi dos horas.

También se han evitado los desplazamientos en barco porque la Princesa tampoco es ajena, como tantas embarazadas, a las náuseas.

Los príncipes de Asturias, en el Ayuntamiento de Palma con la alcaldesa, Catalina Cirer, y el presidente de Baleares, Jaume Matas.
Los príncipes de Asturias, en el Ayuntamiento de Palma con la alcaldesa, Catalina Cirer, y el presidente de Baleares, Jaume Matas.BERNARDO PÉREZ

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 09 de mayo de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50