Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oposición pide depurar las responsabilidades políticas del caso

Los dos grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Málaga insistieron ayer en su exigencia de que se depuren las responsabilidades políticas sobre el caso del informe Agüera y de que se produzcan dimisiones en el área de seguridad. La portavoz socialista, Marisa Bustinduy, valoró que la Fiscalía haya iniciado una investigación de oficio, pero aseguró que el tema no puede quedarse en determinar si la filtración del informe es constitutiva de un delito de infidelidad en la custodia de documento y que es necesario aclarar también por qué se emiten informe de estas características que entienden vulneran derechos fundamentales de los concejales.

IU tiene intención de personarse como acusación en la causa judicial que se abra, y lamentó que el Ayuntamiento no acudiera a la Fiscalía antes de que esta actuara de oficio. Los dos grupos solicitaron una comisión de investigación, pero el equipo de Gobierno ha optado por abrir un expediente reservado. "Estamos gobernados por insensatos que quieren tapar todas las irregularidades", dijo el concejal de IU José Luis Portillo.

El informe firmado por un cabo de la policía sobre las actividades de la concejal Rosa Agüera, contiene detalles sobre su vida privada como la asistencia diaria a misa, a reuniones de un grupo religioso, a la peluquería y a determinados centros comerciales, así como visitas al domicilio de sus padres y a bares con su marido y amigos. Según el informe, la edil cita a su chófer y al escolta para que la recojan diariamente en su domicilio entre las 9.30 y las 10.00 horas, "pero se suele demorar en la salida entre una y dos horas como norma general". La jornada la concluye "tomando copas en distintos establecimientos hasta tarde".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 8 de mayo de 2005