Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Aurora Figaredo Sela, madre del director gerente del FMI

Aurora Figaredo Sela, madre del director gerente de Fondo Monetario Internacional (FMI), Rodrigo Rato Figaredo, falleció el miércoles en Madrid, a los 91 años. Aurora Figaredo, viuda del empresario Ramón Rato Rodríguez San Pedro, que intervino en los sectores bancario, agroalimentario, constructor, turístico y radiofónico, entre otros, descendía a su vez de dos de las dinastías -los Figaredo y los Sela, ambas originarias de Mieres (Asturias) y varias veces emparentadas entre sí- que cobraron mayor pujanza minera, siderometalúrgica y bancaria durante el impetuoso desarrollo industrial y capitalista que conoció Asturias desde la segunda mitad del siglo XIX y a lo largo de buena parte del XX.

Aurora Figaredo era la segunda de ocho hermanos, de los que le sobreviven cuatro, y formaba parte de la cuarta generación de esta estirpe empresarial y financiera, enriquecida con el carbón de hulla y que luego derivó a otros sectores industriales y a la banca, fundamentalmente a Banesto.

En 1939, nada más concluir la guerra civil, Aurora Figaredo (Gijón, 1914) se casó con el también gijonés Ramón Rato. El matrimonio tuvo tres hijos: Ramón (empresario), María Ángeles (galerista de arte) y Rodrigo (político). Desde los años cincuenta Ramón Rato y Aurora Figaredo estrecharon profundos lazos de amistad con los padres del Rey, Juan de Borbón y María de las Mercedes de Borbón, condes de Barcelona, ya durante el exilio de éstos en Estoril, y que intensificaron desde 1976 en Madrid. Ambos matrimonios compartieron en la intimidad durante años la cena tradicional de Nochevieja. Ramón Rato había sido, al igual que su hermano Apolinar, un activista defensor de la causa monárquica juanista y, por ello, declarado opositor a Franco.

El fallecimiento de Aurora Figaredo se produjo en una clínica madrileña tras agravársele la enfermedad degenerativa que padecía desde hace más de una década. Ayer sus restos fueron incinerados en Madrid, y esta tarde recibirán sepultura en la misma cripta de la iglesia de San Pedro, de Gijón, en la que ya reposan los restos de su marido.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de mayo de 2005