Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Declaran ante el juez los acusados de apalear a un joven en Cornellà

La víctima, que fue agredida al salir de una discoteca, se encuentra en coma

Cinco de los seis detenidos el pasado jueves por su presunta participación en la brutal agresión a un joven a la salida de una discoteca de Cornellà de Llobregat, ocurrida el pasado 19 de abril, pasaron ayer a disposición judicial. Al cierre de este diario, los cinco jóvenes seguían declarando ante el titular del juzgado número 3 de l'Hospitalet. La víctima, de 20 años, sufrió un traumatismo craneoencefálico y se encuentra en coma en el hospital de Bellvitge.

Los detenidos, vecinos del barrio de Bellvitge de l'Hospitalet de Llobregat, son Salvador José P. B., de 20 años; Miguel M. E., de 21; Carlos R. G., también de 21; Alejandro C. G., de 20; Michael Joe A. G., de 20, y Joaquin G. L.,de 30. Éste último quedó en libertad tras declarar ante los Mossos.

Michael Joe es hermano de James Anglada, portero de un local del Maremagnum, que fue condenado a 13 años de cárcel, junto a otro portero, Mariano Romero, y el vigilante Antonio Fernández Quincoces, por el homicidio del ciudadano ecuatoriano Wilson Pacheco, quien recibió una paliza y fue arrojado al mar en enero de 2002.

Los cinco jóvenes que siguen detenidos pasaron a disposición del juez a las 11.30 de la mañana y al cierre de esta edición seguían declarando, según fuentes de los Mossos d'Esquadra.

Los hechos que se les imputan ocurrieron la madrugada del pasado 10 de abril, cuando un grupo de jóvenes que salían de la zona de discotecas de Cornellà fue agredido por otro grupo que les pidió dinero. Poco después, los jóvenes que habían sido agredidos decidieron ir en busca de los agresores. Cuando los encontraron, éstos, más numerosos, empezaron a perseguirlos hasta que alcanzaron a uno de ellos, un joven de 20 años que recibió puñetazos y patadas en la cabeza y otras partes del cuerpo. Cuando los Mossos d'Esquadra llegaron al lugar de los hechos, la víctima se hallaba tendida en el suelo, inconsicente, con contusiones por todo el cuerpo y con la cara y la cabeza ensangrentadas.

El joven ingresó en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital de Bellvitge y desde entonces se halla en estado de coma. Gracias a las declaraciones de varios testigos, los Mossos detuvieron a los presuntos agresores.

Caso Ronny Tapias

Por otro lado, Juan Felipe, uno de los tres menores de edad sudamericanos que fue condenado en abril de 2004 por una juez de menores de Barcelona por su presunta implicación en el asesinato del estudiante colombiano de 17 años Ronny Tapias, ha proclamado su inocencia después de no resultar implicado en la última sentencia en la que se condenó a tres jóvenes mayores de edad por los mismos hechos. Por primera vez desde que se produjo el asesinato de Ronny, el 28 de octubre de 2003 a las puertas del Instituto Sant Josep de Calassanç de Barcelona, Juan Felipe ha querido hablar para denunciar su situación a Europa Press.

El adolescente, que ahora ya es mayor de edad, asegura ahora que "nunca" estuvo implicado en el crimen, que sacó a la luz la existencia de bandas callejeras.

Juan Felipe está en libertad, al igual que los otros dos menores dominicanos que también fueron condenados a ocho años de internamiento y cuatro de libertad vigilada, puesto que la sentencia está recurrida y se ha superado el plazo máximo legal de prevención para menores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de mayo de 2005