Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Coulthard agarró a Massa por el cuello tras la carrera de Imola

El británico David Coulthard, del equipo Red Bull, agarró por el cuello al brasileño Felipe Massa, de Sauber, tras el Gran Premio de San Marino de Fórmula 1, el domingo pasado en Imola. Al escocés no le gustó el gesto que el suramericano le dedicó con un dedo cuando le adelantó durante la carrera. Massa estuvo mucho tiempo acosando a Coulthard, con quien llegó a tocarse hasta dañar el alerón delantero de su monoplaza, que tuvo que sustituirse.

Coulthard explicó al diario británico Daily Mirror que estaba enfurecido: "Me calmé un poco al ver que allí estaban sus familiares [de Massa] y no quise que presenciaran una escena como aquélla. Pero él insistía en que tuve un comportamiento antideportivo. Trato con respeto a todos los pilotos y exijo lo mismo de ellos". Massa concluyó 12º y Coulthard 13º. Unos resultados fatales para Red Bull.

Raikkonen, multado

El finlandés Kimi Raikkonen ni siquiera acabó la carrera. La lideró con su McLaren durante las ocho primeras vueltas, pero después abandonó. Y al llegar a su país vio que un juez le ha multado con 30.000 euros.

Tal vez para liberarse un poco de los problemas que está teniendo con su joven esposa, en julio de 2004 viajó a Orimattila, 70 kilómetros al norte de la capital, conduciendo un camión con un remolque en el que llevaba tres motos para la nieve. El problema fue que la policía le paró y no llevaba la documentación necesaria. En Finlandia, para conducir carga pesada, se necesita una de categoría E, que él no tenía. A esta falta grave se agregó otra: la puesta en peligro de la seguridad vial.

Raikkonen se negó a pagar la multa y no quiso colaborar con la autoridad al esconder información sobre sus ingresos. Y es que en Finlandia ciertas faltas se penalizan en relación a los ingresos del infractor. Así las cosas, el caso fue a los tribunales. Y, puesto que sus ingresos se estimaron en 150.000 euros mensuales, Raikkonen fue multado con el importe de 12 días de su sueldo, o sea 30.000 euros. Y le advirtieron de que, si reincide, perderá la licencia de conducir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de abril de 2005