Reportaje:

Rimas con acento sureño

Un documental del gaditano Juan José Ponce pone de relieve el auge del 'rap' andaluz

El extraordinario auge que están experimentando el rap y el hip hop andaluces es ya un hecho indiscutible. La provincia de Sevilla -con Óscar Acción Sánchez como principal agitador- fue pionera y ahora irradia la contagiosa rebeldía de las rimas a toda la comunidad, reclutando adeptos día a día. Pero ha sido un avispado director de cine gaditano, Juan José Ponce, quien ha sabido ver el potencial de este movimiento y relatarlo en imágenes de vídeo digital. Así, el próximo día 12 de mayo será estrenado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid su documental Sevilla City, donde aparecen los reyes sureños del género: SFDK, Tote King, Juaninacka y Dogma Crew.

Ponce pudo realizar este trabajo gracias su premio Doc Amateur, promovido por Documanía, con una dotación de 6.000 euros. Hace aproximadamente un año, el director conoció por casualidad a unos raperos en la Alameda de Sevilla. "Me hablaron de la música que hacían y me abrieron las puertas de un mundo del que yo no tenía ni idea. Supe que ahí estaba la idea que necesitaba para mi documental", recuerda.

Más información
Cine documental a pie de calle

Sus posteriores prospecciones en el mundillo rapero sevillano no fueron menos reveladoras. Ponce fue reuniendo uno a uno a los principales exponentes del hip hop, les hizo su propuesta y aceptaron. Comenzaba así una aventura que le ha llevado a filmar en la capital hispalense, Madrid, Castellón y Benidorm. "Mi manera de trabajar es siempre la misma: me metí de lleno en su mundo, me integré en su vida y empecé a verles casi a diario", afirma el director.

El resultado es una cinta que sobre todo quiere resaltar la dignidad y altura musical del género y, de paso, desterrar la idea de que los raperos son descerebrados con gorra ladeada, pantalones anchos y un aspaviento en la mano. "Ésta es gente muy normal, sencilla y buena. Se sienten músicos y trabajan duro para desarrollar sus ideas. Alguno viene de barrios marginales, pero no es lo que predomina. Tote, por ejemplo, es de la Macarena y estudia Filología Inglesa; Zatu, de SFDK, viene de Pino Montano, que tampoco es el Bronx, y el éxito (25.000 copias vendidas de su último disco) le ha permitido dedicarse por entero a esto; Juaninacka, el más lírico de todos, vive en Coria... Creo que su condición de músicos y escritores tiene mucho mérito", asevera Ponce.

El tópico de un rap andaluz de raíces, aflamencado, también queda desmentido en la cinta. "Lo que está ahí es el acento, que atrae mucho en el Norte", dice el cineasta. El tono de protesta sí es característico de estas propuestas, pero sin la agresividad que por lo general se les atribuye: "No se sienten comprometidos a luchar por una causa, pero les molesta que los medios no sepan reflejar su cultura. Si el rap está de moda y lo usan, por ejemplo, para un anuncio, no cuentan con un rapero: llaman a Chenoa para remedar lo que ellos creen que es el rap. En cuanto a sus letras sociales, pienso que se limitan a contar lo que les rodea, y casi siempre son problemas. Pero eso que ven ellos, lo ves también tú y lo veo yo", concluye Ponce.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS