Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El BBVA reclama una reforma que equipare el coste del despido en empleos indefinidos y temporales

El mercado laboral necesita una reforma urgente, según el servicio de estudios del BBVA. Los economistas de la entidad reclaman, en su último informe de coyuntura, una reducción de las diferencias entre el coste del despido de los contratos temporales e indefinidos. Respecto a los salarios, estos expertos apuestan por vincular su evolución a la productividad y rechazan que se ligue la revisión del salario mínimo a la inflación.

La economía española mantendrá el ritmo de crecimiento de los últimos años. Tras crecer un 2,7% en 2004, el BBVA calcula que el crecimiento será del 3% este año y del 2,8% en 2006, sobre todo por la fortaleza del consumo, la inversión en equipo y construcción. Pero para mantener el ritmo, es necesaria una reforma del mercado laboral. "Habría que reducir la diferencia entre los costes de finalización de contratos temporales e indefinidos", afirma el BBVA en el informe. En la actualidad, el coste del despido de un contrato temporal supone una indemnización para el empleado afectado de ocho días por año trabajado, mientras despedir a un trabajador indefinido tiene una indemnización de 45 días (33 días para jóvenes, mujeres y discapacitados en determinados supuestos).

Para vincular la evolución de los salarios a la productividad, el BBVA propone potenciar el ámbito de la empresa en la negociación colectiva, que debería tratar asuntos como sueldo y jornada, y dejar para el nivel sectorial o geográfico aspectos más generales, como las garantías sociales.

Respecto al elevado déficit exterior de la economía española, el director del servicio de estudios del BBVA, José Luis Escrivá, explicó en conferencia de prensa que éste se debe en buena parte a la caída de la demanda, sobre todo de Alemania, y no tanto a la competitividad.

En la zona euro, la recuperación de la inversión empresarial y la moderación de los precios del petróleo servirán de ayuda a esta economía, que el año pasado creció un 1,8%. El BBVA prevé que el conjunto de las economías de los 12 países del euro experimente una ligera recuperación del crecimiento del producto interior bruto (PIB), un 1,7% en 2005 y un 2,4% en 2006.

El crudo, que ayer cotizaba por encima de los 53 dólares, se abaratará, hasta situarse el precio medio del barril de brent -petróleo de referencia en Europa- a 43,1 dólares este año, según el BBVA. La inflación tenderá a reducirse los próximos dos años y se situará por debajo del 2%, con lo que los expertos no prevén que el Banco Central Europeo suba los tipos de interés hasta 2006.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 21 de abril de 2005