Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Criado con cuatro cuerdas

El cordobés Francisco José Montalvo, con tan sólo 12 años, actuará en junio con la Orquesta de RTVE

El padre del cordobés Francisco José Montalvo cuenta que cuando su hijo empezó a andar utilizaba el violín para mantener el equilibrio. El chaval ahora tiene 12 años y, como no, es violinista. En junio, grabará como solista la pieza Introducción y Rondó Caprichoso del compositor francés Camille Saint-Saëns. Estará acompañado por la prestigiosa Orquesta de Radio Televisión Española. El padre, que comparte nombre con su hijo, es catedrático de violín del Conservatorio Superior de Música de Córdoba, dice que se pueden contar con los dedos los niños que han conseguido actuar como solistas con esta formación. "Hay cuatro niños más en toda España que pueden estar al mismo nivel de Francisco y dos son andaluces", afirma.

La historia de la grabación con la orquesta de la RTVA, que el chaval afronta con "tranquilidad" -lleva actuando frente al público desde los nueve años-, tiene un nombre, además del de Francisco. Fernando Argenta, el periodista y experto en música clásica, ha sido el intermediario entre la orquesta y el chaval para lograr que tome forma la grabación después de asistir a la actuación de Francisco en el Gran Teatro de Córdoba con motivo de la celebración del Día de Andalucía el pasado 14 de febrero. La grabación se emitirá dentro del programa de divulgación de la música clásica, enfocado al público más joven, El Conciertazo de la segunda cadena de Televisión Española, que presenta Argenta. El padre de Francisco espera que esta cita signifique un antes y un después en la carrera del niño.

Francisco actúa hoy en Córdoba. Es, otra vez, el único infante que se ha conseguido colar en la trigésima Semana Musical de Primavera que organiza el Conservatorio Rafael Orozco de Córdoba. Interpretará, junto al pianista y profesor Luis Tomás Santos, piezas de Franz Kreisler, Mozart, Saint-Saëns y Paganini.

Francisco, que como niño que es no lleva muy bien tener que vestirse de chaqueta, comenzó a los nueve años a participar y ganar concursos. A los diez, obtuvo el primer Premio de Violín y el Premio a la Mejor Musicalidad en el Concurso de Juventudes Musicales de España Ángeles Reina de Málaga. Ese mismo año, debutó como solista con orquesta interpretando el Concierto para Violín y Orquesta en La menor de Vivaldi Op.3.

Pero, en el mundo de la música clásica, los nombres son fundamentales. En concreto, los nombre de los maestros. Aunque su padre es quien inició al chaval en el violín, el primer maestro de Francisco fue Yuri Petrossian. El año pasado, además, consiguió una beca por la Fundación Barenboim-Said para recibir clases en la Academia de Estudios Orquestales de Sevilla. Este curso, ha vuelto a ser seleccionado como el más joven de los aspirantes al nivel avanzado.

A Francisco le gustaría llegar a ser una figura internacional del violín. Sabe que, además del estudio, tiene cualidades: "Me doy cuenta de que pruebo cosas y me van saliendo". Su padre, orgulloso, explica que "para que pueda llegar a ser un gran solista internacional, se tienen que unir muchos eslabones de la cadena". Uno de esos eslabones, será la actuación de junio junto a la Orquesta de RTVE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de abril de 2005