La nueva boca de metro de Sol se 'comerá' parte de El Corte Inglés

Los técnicos renuncian a abrir la entrada en plena calle de Preciados

La empresa pública Metro de Madrid, integrada por Ayuntamiento y Comunidad, ha desistido de su idea inicial de abrir una cuarta boca de entrada a la estación de Sol en medio de la peatonal calle de Preciados, corazón comercial de la ciudad y que tiene sólo 12 metros de anchura. La boca se abrirá en esa calle, pero restándole metros no a la acera, sino al centro comercial El Corte Inglés, que cederá parte de su escaparate y planta baja. Metro no precisa qué recibirá a cambio el centro comercial.

El arranque de Preciados, justo en el cruce con la Puerta del Sol, lleva meses tomada por una enorme máquina excavadora rodeada de altas vallas. Se trata de los trabajos para abrir una cuarta boca de entrada a la estación de Sol, por la que discurren las líneas 1, 2 y 3 del suburbano y que ya tiene accesos en las calles del Carmen, Carretas y Mayor. Por ellos entran y salen unos 400.000 usuarios cada mes.

Esa nueva boca es necesaria, según Metro, porque las obras de reforma de la línea 3 aumentarán su capacidad y el tránsito de viajeros en Sol, y entonces las tres bocas existentes ya no serán suficientes para acoger a la marea de usuarios. "La estación se convertiría en un embudo", explicó el pasado octubre, después de comenzados los trabajos, el director de obra civil de Metro, Juan Pablo Alonso.

Pero la idea de restarle siete de sus 12 metros de ancho a la calle de Preciados no gustó nada a los comerciantes de la zona, que llegaron a calificarla de "locura". "Un obstáculo de estas dimensiones generará un tapón en la calle", afirmó entonces Ignacio Lario, presidente de la Asociación de Comerciantes e Industriales de Preciados, Carmen, Arenal y adyacentes. También el PSOE pidió a Metro que buscara otro emplazamiento.

Finalmente, los técnicos de la empresa pública han atendido las críticas y han decidido cambiar de ubicación, aunque la boca no irá muy lejos: Metro utilizará una parte de El Corte Inglés de Preciados, que perderá así varios metros cuadrados de su escaparate y planta baja, aunque el acceso a la estación estará "aislado y separado" del centro comercial: los viajeros no saldrán directamente a la planta baja de El Corte Inglés, sino a una especie de minicallejón incrustado en el escaparate del edificio.

Un portavoz de Metro explicó ayer que las obras dentro del centro comercial aún no han comenzado -la nueva boca será inaugurada a finales de 2006- pero que ya existe "un acuerdo" con El Corte Inglés. Qué recibirá esta empresa a cambio es algo que ni Metro ni las fuentes municipales consultadas supieron precisar. Un portavoz de El Corte Inglés se limitó a señalar: "El Corte Inglés está tratando de colaborar con Metro de Madrid para resolver los problemas que plantea la boca de metro en Preciados. Por el momento, únicamente se están estudiando soluciones definitivas, no hay firmado ningún tipo de convenio. Cuando se firme el mismo, se podrá facilitar su contenido".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 18 de abril de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50