Coca-Cola evita las multas tras una investigación de la autoridad bursátil

La compañía Coca-Cola puso ayer fin a larga batalla legal que la enfrentaba desde hace dos años con la autoridad reguladora del mercado de valores estadounidense (SEC, siglas de su denominación en inglés) a raíz de una serie de prácticas contables irregulares destapadas en Japón. No ha habido sanción económica, pero la compañía se ha comprometido a reforzar sus controles contables.

El gigante empresarial estadounidense estaba siendo investigado desde 2003 a raíz de una serie de irregularidades detectadas entre 1997 y 1999. Coca-Cola, con sede en Atlanta, había modificado los ingresos en Japón para poder alcanzar los objetivos de beneficios que se había fijado y contentar así a los inversores.

En la práctica, Coca-Cola aplicó un sistema que inducía a las embotelladoras a hacerse al final de cada trimestre con más concentrado para la fabricación de los refrescos de lo que realmente necesitaban para sus ventas. Según el regulador bursátil, este "canal de relleno" permitió a la compañía multiplicar su cartera de pedidos por cinco.

Según el organismo de control, se ocultó a los inversores la información sobre el estado real de los pedidos. La compañía engañó a los accionistas al no informar de "la verdad que se escondía tras los números".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 18 de abril de 2005.

Archivado En:

Te puede interesar

Curso de inglés online

Lo más visto en...

Top 50