Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Camps insta a los ciudadanos a no cejar en la reivindicación del trasvase del Ebro

Narbona se convierte en protagonista de un acto para celebrar la gestión del Consell

Francisco Camps, presidente de la Generalitat, instó ayer a los valencianos a no cejar en la reivindicación del trasvase del Ebro ante el Gobierno central. "Algunos dicen que lo del agua se está pasando", aseguró, pero el titular del Consell invitó a los militantes del PP y representantes de asociaciones patronales, de agricultores o promotores, congregados en Valencia para celebrar la gestión de la Generalitat en materia hídrica durante los últimos dos años, a mantener viva la exigencia. Por su parte, el Consell reservó el pasado viernes el suelo por el que discurriría el trasvase.

Alfonso Rus, presidente provincial del PP de Valencia, despejó todas las dudas sobre el sentido de la convocatoria que congregó a dos centenares de personas en el Palau de l'Exposició de Valencia. "Estamos aquí para denunciar que desde arriba [desde el norte] han dicho: a los valencianos, ni agua".

Rita Barberá, alcaldesa de Valencia, arremetió contra la ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, quien tuvo la osadía de comentar esta semana que la red de canalizaciones urbanas de Valencia sufría unas pérdidas superiores al 20% de su caudal. "En Valencia hace mil años que sabemos de gestión de agua", bramó Barberá, "como para que vengan ahora a agraviarnos".

Rafael Blasco, consejero de Territorio y Vivienda, fue más discreto. Agradeció la presencia de representantes de varias asociaciones patronales en "un acto organizado por el PP" y subrayó la importancia del agua en un territorio que acumula decenas de zonas húmedas a lo largo de todo el litoral.

Entre los asistentes al acto, Joan Brusca, presidente de la Unió de Llauradors, o Francisco Murcia Puchades y Salvador Vila, de las patronales autonómica y provincial de promotores inmobiliarios.

Juan Cotino, consejero de Agricultura, ofreció una visión romántica de la potencia de la agricultura valenciana y subrayó cómo abrió las puertas a una vocación exportadora muy extendida entre los valencianos.

José Ramón García Antón, consejero de Infraestructuras, bromeó sobre su reciente debate público con Cristina Narbona pero se mostró conciliador, hasta cierto punto. "Negociaremos todo lo que haga falta sobre el programa AGUA [que impulsa el Gobierno central]", dijo, "pero que nos pidan que admitamos que tienen razón para derogar el trasvase del Ebro, porque no la tienen".

Camps tomó la palabra tras una hora de calentamiento. "Hacer coincidir nuestro balance de dos años de gobierno en materia de agua con la gestión del Gobierno central en su primer año es la mejor manera de expresar lo que es un año de fracaso y de falta de compromiso del Gobierno con todo nuestro país", aseguró. Para seguir con los agravios hacia los valencianos provocados, a su parecer, por "un Gobierno débil, apoyado por grupos extremistas, que carece de un proyecto para España". Camps vaticinó que Mariano Rajoy, que cerrará los actos convocados por el Consell tras dos años de gestión, "construirá el trasvase del Ebro" sobre el suelo que ha reservado la Generalitat.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de abril de 2005