Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La mayor redada

10.472 arrestados en la Operación Halcón en EE UU

Operación Halcón, así se ha bautizado la mayor redada realizada en la historia de Estados Unidos y que se cobró el arresto de 10.472 presuntos criminales que intentaban escapar de las garras de la justicia utilizando los agujeros y la dejadez del sistema policial. Entre ellos está el fugitivo José Rivera, quien hace 11 años logró escapar de una prisión y adoptó una nueva identidad.

La operación policial, en la que participaron 3.100 agentes, se ha hecho coincidir con la semana en la que se reivindican los derechos de las víctimas del crimen. Entre los arrestados hay 160 personas acusadas de asesinato y medio millar de sospechosos de asalto sexual y otros delitos. La mayoría de las detenciones, unas 4.300, están relacionadas con las drogas. El 70% de los arrestados en la redada ya fueron detenidos en el pasado, como es el caso de Rivera.

Con esta vasta redada por todo el país, desde Hawai hasta Washington, pasando por Kansas City, la Administración de George Bush quiere acabar con los chistes de los criminales, que hasta ahora se tomaban a risa el régimen de persecución de los fugitivos. Y es que en el mundo del crimen es un secreto a voces que la policía no dedica grandes recursos o esfuerzos a localizar a los criminales evadidos de la justicia, porque las labores del FBI están más enfocadas a luchar contra el terrorismo tras el 11-S.

Pero el nuevo fiscal general estadounidense, Alberto Gonzales, acaba de asumir el cargo con un golpe de efecto y espera que la acción policial desarrollada esta semana sirva de modelo para que las distintas agencias federales y locales coordinen sus operaciones en este ámbito. Lo que se pretende es establecer una especie de operativo regional que permita a los agentes de policía de un Estado operar en otro para localizar y arrestar a los evadidos.

El coste de la Operación Halcón se acerca al millón de dólares. Junto a las más de 10.000 detenciones realizadas desde el pasado 4 de abril, diez veces más de las que se realizaron durante el mismo periodo del año anterior, se cursaron órdenes de arresto para 14.000 individuos. El FBI calcula que hay un millón de fugitivos dispersos por el país. Podrían estar dispuestos a cometer nuevos crímenes. "Hay chicos malos por las calles que deben ser acorralados y arrestados", remachó Gonzales.

Las operaciones de este tipo se habían hecho hasta la fecha entre diferentes estados, pero nunca a escala nacional, como la Operación Halcón. "El esfuerzo ha sido considerable, pero debemos hacer mucho más", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de abril de 2005