Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El patronato del museo Zabaleta insta a la empresa declarada en quiebra a finalizar las obras

Los miembros del Patronato del Museo Rafael Zabaleta de Quesada (Jaén) acordaron ayer abrir vías de diálogo y cooperación para que la empresa adjudicataria de las obras, en situación de quiebra y con una deuda a proveedores de 240.000 euros, finalice la construcción del museo, cuyos trabajos se iniciaron en 1992 y, tras varios parones, se había previsto su terminación para finales de 2004.

El alcalde de la localidad, Manuel Vallejo (PSOE), se reunirá el próximo lunes con representantes de la constructora, una unión temporal de empresas compuesta por Construcciones Rodríguez y Áridos del Pilar, para que cumplan con el contrato firmado. "Sólo quedan tres meses de obras y abrir el proceso para una nueva adjudicación las retrasaría aún más e incrementaría considerablemente el presupuesto", declaró Vallejo.

13 años después de iniciarse las obras, la construcción del nuevo museo de uno de los pintores andaluces más importantes del pasado siglo XX se volvió a estancar hace casi un año a falta de terminar con la cuarta y última fase, consistente básicamente en la pavimentación e iluminación del edificio.

"Si no agilizamos los trabajos corremos el riesgo de perder la financiación", alertó el alcalde, quien recordó cómo ya se paralizaron las obras en 1995 por falta de financiación. Éstas se reanudaron a finales de 2001 tras el compromiso alcanzado por el Gobierno central, la Junta (estas dos instituciones financian cada una el 30% a través de varios ministerio y consejerías), la Diputación de Jaén (25%) y el propio Ayuntamiento (15%).

Aunar fuerzas

En la reunión de ayer se acordó también iniciar contactos con familiares del pintor quesadeño para que formen parte del patronato. "Queremos aunar fuerzas para que el museo sea una realidad cuanto antes", subrayó el alcalde.

El museo, con un coste cercano a los seis millones de euros, deberá afrontar después los trabajos de exposición de las casi 1.400 obras de Zabaleta y de otros pintores amigos suyos como Picasso, Juan Gris o Miró, que formarán parte de la colección permanente de las 10 salas con las que contará esta instalación. El edificio también albergará poesías y documentos originales que escritores como Vicente Aleixandre, Rafael Alberti o Camilo José Cela dedicaron al que fuera reconocido como el pintor de los campesinos.

Entre el legado que Rafael Zabaleta dejó a sus paisanos, y que también tendrán su espacio en el museo, destaca su biblioteca personal y cientos de fichas sobre los estudios preparatorios de sus trabajos. Además, una de las salas acogerá objetos personales del pintor como el caballete y los pinceles que utilizó en sus últimos óleos o la motocicleta que siempre le acompañaba en sus paseos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de abril de 2005