Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Empieza la demolición del estadio de Jaén para la construcción de un hipermercado

El solar albergará también una zona recreativa que promueve el Ayuntamiento

El viejo estadio municipal de La Victoria, uno de los iconos de la historia sentimental de Jaén durante el último siglo, ha empezado a decir adiós. Entre la emoción no disimulada de muchos aficionados que han querido ser testigos de la desaparición del principal símbolo deportivo de la ciudad, las máquinas han empezado a demoler este vetusto estadio, construido en 1944 y que estaba en desuso desde hace tres temporadas, con el fin de levantar en su lugar, y en la también derruida vieja escuela de Peritos, una gran superficie comercial y un espacio recreativo.

Desde su inauguración el 29 de octubre de 1944, el estadio de La Victoria, en pleno centro de la capital jiennense, en la calle Virgen de la Cabeza, ha sido escenario de las mayores gestas deportivas del Real Jaén (inicialmente el equipo local era la Olímpica Jiennense), incluidas las tres temporadas en las que permaneció en la Primera División. Aunque era una muerte anunciada, decenas de aficionados se concentran todos los días para ser testigos del derrumbe de las tribunas del estadio, que pronto dejará paso libre a la construcción de un centro comercial de El Corte Inglés y una zona recreativa que construirá el Ayuntamiento.

Tras varios años de retraso y de agrio enfrentamiento político entre el Ayuntamiento y la Junta - en el que el proyecto se vio afectado también por la moratoria que el Gobierno andaluz decretó para la instalación de superficies comerciales-, se hace ahora realidad un convenio firmado a tres bandas entre El Corte Inglés, el Ayuntamiento y la Universidad. La firma comercial invertirá en torno a 60 millones de euros y ha posibilitado además la construcción de un nuevo aulario para la Escuela de Peritos dentro del campus universitario. La vieja, ubicada junto al estadio de La Victoria, también se está demoliendo estos días. El futuro centro comercial, que ocupará más de 31.000 metros cuadrados en ocho plantas, creará un millar de empleos.

Con esta operación urbanística, el Ayuntamiento financiará la construcción del colegio Cándido Nogales y los accesos al campus universitario, mientras que la Universidad ha logrado reunir en el campus toda sus titulaciones.

Sin embargo, la desaparición del estadio de La Victoria no ha pasado desapercibida para nadie, en especial para los aficionados al deporte. El presidente de honor del Real Jaén, Antonio Romero Maroto, Antoñete, desde una clínica donde está hospitalizado no ha podido contener las lágrimas porque con La Victoria se va gran parte de su vida. Por allí pasaron Diestefano, Puskas o Gento, se vivieron las fiestas por los tres ascensos del Jaén a la máxima categoría, en los años cincuenta, y ha sido testigo del ascenso del Real Betis a Primera o del "año en el infierno" del Atlético de Madrid en Segunda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de abril de 2005