Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Denuncia por una protesta laboral en el Ayuntamiento de Sanlúcar

Las protestas que un grupo de trabajadores municipales mantiene cada día a las puertas del Ayuntamiento de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) derivaron el pasado miércoles en una serie de incidentes que fueron denunciados ayer ante la policía y los medios de comunicación por el popular Rafael Rubio, alcalde en funciones de la ciudad hasta que se recupere Juan Rodríguez. Los manifestantes, que protestan por la situación económica del municipio y temen por el cobro de sus nóminas, irrumpieron en las dependencias consistoriales, entraron el despacho de la primer teniente de alcalde, Laura Seco, y, haciendo sonar bocinas, silbatos y tambores, permanecieron durante varios minutos en el lugar.

Las imágenes recogidas por una televisión local permiten comprobar cómo, cuando el regidor y su colaboradora abandonan la estancia, hay una serie de trabajadores que se abalanza sobre ellos teniendo que ser retenidos por agentes de la Policía Local. Los disturbios continuaron en uno de los pasillos, donde el 092 se vio obligado a escoltar a Rubio y Seco ante la actitud de algunos manifestantes que los increpaban con gritos y aspavientos.

Agresión y destrozos

El alcalde en funciones de la localidad aseguró ayer que los incidentes se saldaron, además, con una agresión a dos funcionarias municipales y numerosos destrozos en el mobiliario e instalaciones del Ayuntamiento, aunque estas acusaciones no pueden ser demostradas con imágenes ya que no fueron recogidas por las cámaras de la televisión sanluqueña.

Rubio hizo alusión a un escrito de la subdelegación del Gobierno en Cádiz para insistir en la ilegalidad de las acciones de protesta que mantiene este grupo de trabajadores del Ayuntamiento. El comunicado, firmado por el subdelegado del Gobierno en la provincia, Sebastián Saucedo, se dirige a la Junta de Personal y reza así: "Todas las concentraciones y manifestaciones que han llevado a cabo y que pretendan celebrar en el futuro no han cumplido con los requisitos legales para ello y, por tanto, se tipifican como infracciones graves".

Según Rubio, sólo unas 100 personas, una quinta parte de la plantilla municipal, han participado en estas movilizaciones, que, a su juicio, han quedado desacreditadas por lo sucedido el miércoles. "Es la primera vez que veo una huelga preventiva, la primera vez que alguien se manifiesta por si no cobra, porque hasta ahora las nóminas se están pagando religiosamente", indicó.

El presidente de la Junta de Personal por CC OO, Rafael Ávila, desmintió ayer cualquier tipo de agresión en las dependencias municipales. "Las dos supuestas agredidas", manifestó, "son militantes del PP que fueron en la lista en las elecciones municipales y que están contratadas ilegalmente". El portavoz del grupo municipal socialista, Germán Mora, achacó ayer lo ocurrido a la negativa a negociar del Gobierno municipal y a sus "modos dictatoriales".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de abril de 2005