Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El petróleo, el fin de las rebajas y el turismo aceleran la inflación al 3,4% en marzo

Los precios del sector servicios crecen un 4%, el nivel más alto de los dos últimos años

El petróleo no da tregua a los precios. El índice de precios al consumo (IPC) creció ocho décimas el mes pasado, y su evolución anual se sitúa en el 3,4%. El dato supone una aceleración de una décima respecto al anterior, fruto del encarecimiento de la energía y del fin de las rebajas. Junto a esos dos elementos, la Semana Santa, que este año cayó en marzo, ha elevado los precios del turismo y los servicios en general. Esta última partida crece al nivel más alto en dos años (4%). Como consecuencia de esta evolución, la brecha de precios con la zona euro alcanza 1,3 puntos.

La inflación ha vuelto a repuntar en marzo, con lo que encadena su segundo mes de incrementos consecutivos. El 3,4% publicado ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) supone el nivel más alto desde noviembre y contrasta con el dato de hace un año: el 2,1%. La subida también resulta elevada respecto a febrero (un 0,8%, la más alta desde abril de 2004). Desde que el INE incorporó las rebajas al IPC, marzo es un mes en el que crecen los precios, una vez concluidas las rebajas de invierno. Pero este año el petróleo y la Semana Santa los han elevado aún más.

La parcela con mayor repercusión en el mes fue la de prendas de vestir. El vestido y el calzado se encarecieron un 3,2%, más que en 2004. Y es que para compensar las menores ventas de la temporada, el sector hace más intensas las rebajas, de forma que la posterior normalización de precios es también más elevada.

Gran impacto tuvieron también los carburantes. Las subidas del precio del petróleo han determinado que esta partida -además de otras asociadas- se acelere un 10,5% en el último año.

Semana Santa

La actividad ligada al turismo constituyó el tercer elemento inflacionista. Al caer la Semana Santa en marzo, al contrario que en 2004, que fue en abril, la comparación es desfavorable para marzo. El impacto de la Semana Santa ha elevado los precios interanuales de los servicios hasta el 4%, una barrera que no se alcanzaba desde abril de 2003.

La gran sorpresa del mes han sido los alimentos frescos. Frente a los temores de una fuerte incidencia de las heladas, esta partida crece menos que en marzo de 2003, tanto en el mes como en el año. Las fuertes subidas del aceite (4,9% en el mes y 18% en el año) y de legumbres y hortalizas se han visto compensadas con otros descensos (pescado, carne de ovino y huevos, entre otros).

Al registrarse los aumentos no sólo en los elementos volátiles, sino estructurales, la inflación subyacente (elimina alimentos frescos y energía) ha crecido siete décimas y acumula un 2,9%, una décima más que en febrero. No obstante, continúa por debajo del índice general, lo que lleva al secretario de Estado de Economía, David Vegara, al optimismo de esperar próximos descensos. Pese a todo, Vegara admite que el dato "no es favorable".

Como consecuencia del alza de precios, el diferencial con la zona euro, que resta competitividad a los productos españoles, ha crecido hasta 1,3 puntos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de abril de 2005