Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un obrero muere golpeado por una gran tubería metálica en Granada

La undécima víctima mortal en accidente laboral en la provincia de Granada -la número 25 en toda Andalucía- se llamaba Ricardo Contreras, estaba casado y tenía 33 años. Falleció ayer mientras trabajaba en la instalación de un sistema de saneamiento en las obras de urbanización del Parque Tecnológico de las Ciencias de la Salud promovidas por el Instituto de Fomento de Andalucía (IFA).

Junto a otros dos compañeros, Contreras colocaba tuberías metálicas de casi un metro de diámetro y varias toneladas en una zanja. Les ayudaba una excavadora que levantaba los tubos mediante cables sujetos a sus dos extremos para introducirlos en una zanja. El gancho que los sustentaba, soldado a la cuchara de la máquina, se rompió pasadas las 17.30. Los hilos y el peso de la carga hicieron efecto tirachinas lanzando contra el pecho del obrero una pieza metálica que lo disparó al interior de la zanja. El servicio de Emergencias lo encontró en parada cardiaca. Las maniobras de reanimación no sirvieron para nada.

Ricardo Contreras era empleado de La Llave, SL, una constructora que trabajaba como subcontratista en el Parque Tecnológico. El IFA adjudicó los trabajos a Begar, que los encargó a la empresa del trabajador fallecido, que contaba con una experiencia superior a 10 años.Los técnicos especialistas en seguridad laboral de los sindicatos UGT y CC OO aseguraron tras el siniestro que la muerte del trabajador se habría podido evitar. "Estaban levantando tuberías con una excavadora, una máquina que no sirve para eso, sino para abrir zanjas", afirmó el responsable de construcción del CC OO. "Existe negligencia porque la maquinaria no era la más adecuada", añadió. Otro de los técnicos de la central aseguró que el gancho que sujetaba el cable al brazo mecánico de la máquina,que servía para levantar los tubos, se había soldado en cualquier taller en lugar de hacerlo en la casa oficial de la máquina, que hubiera certificado el peso que podía soportar. "Esto es una chapuza y una irregularidad", exclamó el sindicalista.

El secretario provincial de CC OO, Rafael Roldán, centró sus críticas en el recurso a las subcontratas. "Está demostrado que estas muertes se producen mucho más a menudo cuando no es la adjudicataria la que hace las obras", señaló. La empresa para la que trabajaba el obrero fallecido, La Llave S.L., es contratista habitual del Ayuntamiento de Granada y está especializada en obras de canalización aunque el IFA encargó los trabajos a la constructora Begar, que los subcontrató con la empresa del obrero muerto. "Habrá que plantearse pedir al legislador que haga algo con estas cadenas de empresas porque la situación es insoportable", añadió Roldán. Hoy a las 19.30 se celebrará una manifestación contra de la siniestralidad laboral que en Granada se ha cobrado 11 víctimas desde el pasado 1 de enero. La marcha, convocada hace meses, partirá de la plaza de toros para terminar en la zona de La Caleta, frente a la Diputación Provincial.

La muerte de Ricardo Contreras se produce 48 horas después de que otro trabajador granadino, Miguel Martín Martín, falleciera tras caer de un primer piso en una obra de La Zubia en la que trabajaba haciendo encofrados, según los sindicatos. Un tercer obrero accidentado permanece en coma en el hospital de Traumatología de Granada después de que el lunes, la carga de una grúa lo golpeara en la cabeza.

Por otro lado, UGT anunció ayer que denunciará ante la Inspección de Trabajo el accidente laboral ocurrido el lunes en Lora de Estepa (Sevilla), donde falleció un hombre de 27 años al caer al vacío de una altura de seis plantas. El sindicato considera que se incumplían las normas de seguridad al no existir línea de vida que sujetara el arnés. El sindicato exigió la agilización "al máximo" de los trámites parlamentarios y normativos con vistas a poner en marcha el futuro Instituto de Prevención de Riesgos Laborales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de abril de 2005