Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:Laboral | CONSULTORIO

Bonificaciones

Los altos índices de paro han convertido la creación de empleo en objetivo primordial de la política del Gobierno. Instrumento fundamental, a estos fines, son los programas anuales de fomento del empleo, que tratan de incidir en los ámbitos del mercado laboral, donde existe una situación más preocupante. La excesiva proliferación de la contratación temporal en España constituye, en este sentido, una de las lacras más importantes a las que debe enfrentarse cualquier política social. Conseguir su reducción a límites similares a los de los países de nuestro entorno es una de las finalidades principales de estos programas.

De ahí que se vaya a bonificar especialmente la contratación indefinida de trabajadores o la transformación de los contratos temporales en indefinidos. Son escasos los supuestos de incentivos a la contratación temporal, circunscritos a supuestos o colectivos muy concretos (minusválidos, sustitución de trabajadores en maternidad...). No obstante, las bonificaciones a la transformación de los contratos temporales han sido objeto de importantes críticas, al considerarse que puede servir para incentivar esta modalidad de contratación. De ahí que algunas voces hayan planteado su supresión.

Igualmente, va a incentivarse la contratación de trabajadores pertenecientes a determinados sectores de la población, aquellos respecto a los cuales se ha observado una deficiente incorporación al mercado laboral. Entre estos colectivos encontramos, en primer lugar, a las mujeres, cuya contratación va a estar siempre incentivada, incrementándose de forma importante en algunos casos, como en los supuestos de profesiones con bajo índice de ocupación femenina o en los de parto reciente. Otros colectivos beneficiados son los parados de larga duración, los mayores de 45 años, o quienes se encuentran en situación de exclusión social. Especialmente bonificados van a estar también los trabajadores minusválidos.

También se ha incentivado el mantenimiento del empleo de los trabajadores mayores de 60 años, o las trabajadoras que se reincorporan a su trabajo una vez concluyen la suspensión de la relación laboral por maternidad o de excedencia por cuidado de hijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 10 de abril de 2005