Reportaje:GESTIÓN Y FORMACIÓN

Las directivas se sienten solas

Horarios y escasa compresión de jefes y maridos impiden conciliar la vida personal y profesional

La conciliación de la vida laboral y familiar para muchas mujeres es muy complicada, y más si ocupan un cargo importante. Según una encuesta elaborada por el Centro de Investigación Trabajo-Familia del IESE citada por Europa Press, en el ámbito profesional las mujeres españolas sólo sienten el apoyo del jefe por detrás del de los amigos, los padres y los hijos, y en el ámbito emocional, de nuevo el jefe aparece en el último lugar.

En casa el principal apoyo con que cuentan las directivas para poder seguir trabajando es el de la empleada del hogar (87%), situándose el marido en el segundo lugar (45%), y, muy lejos, los hijos (15%).

El 70% de las directivas españolas aseguran sentirse divididas por una doble jornada, incluso un 31% aseguran que sacan adelante a la familia ellas solas; un porcentaje similar sienten la incomprensión de jefes y compañeros y hasta el 22% consideran a su pareja un lastre más que un apoyo.

En casa, el principal apoyo con que cuentan para poder seguir trabajando es el de la empleada del hogar (87%), por encima del esposo (45%)

Un 65% de las que ocupan puestos directivos aseguran que han tenido conflictos con su empresa al decidir tomarse la baja por maternidad. No obstante, las trabajadoras resisten. Sólo un 22% aseguran que el cuidado de los hijos es un motivo para abandonar un puesto de trabajo. Cuando lo hacen, la mayoría (el 59%) es para reorientar su vida profesional en otra empresa que plantee mayor flexibilidad horaria.

En cuanto a su promoción profesional, sitúan el llamado techo de cristal como el principal obstáculo para avanzar en su carrera laboral, es decir, la escasa representatividad de las mujeres en puestos de dirección, junto con estilos de dirección "rígidos", reuniones a última hora de la tarde y la discriminación salarial. En puestos directivos los sueldos son entre un 15%y un 20% más bajos para mujeres que para hombres.

Casi un 70% asegura que en sus decisiones profesionales fue "muy importante" el equilibrio entre vida personal y laboral. Sin embargo, a pesar de expresar como principales prioridades las personales, en realidad dedican casi 13 horas diarias a su proyecto profesional, mientras que a la vida personal y familiar dedican menos de seis horas, porcentaje que sólo se invierte durante los fines de semana.

Uno de los mayores inconvenientes para conciliar vida familiar y laboral es el horario, que en el IESE definen como un "vicio cultural".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS