Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:TROTAMUNDOS | JOSÉ ÁNGEL MAÑAS - ESCRITOR | PROPUESTAS

Mestizaje en Reunión

El poeta maldito Baudelaire fue uno de los culpables de que José Ángel Mañas recalara en la isla de Reunión en 1999. El escritor, que acaba de publicar la novela El caso Karen (Destino), aprovechó el viaje para casarse.

Aclaremos el móvil del viaje: ¿literario o matrimonial?

Ni uno ni otro, en realidad. Fui allí a casa de un familiar, pero con un interés literario evidente, porque, de camino a Reunión, Charles Baudelaire escribió el poema El albatros, de su obra Las flores del mal. Lo de la boda lo planteamos poco antes de ir, y resultó muy íntima y cachonda.

Sitúeme la isla en el mapa.

Se encuentra a 800 kilómetros de Madagascar, en el océano Índico. Entre tres continentes, lo que explica la mezcla de razas: ves indios, chinos, africanos, europeos... que conviven sin tensiones. Puro mestizaje.

¿Es una isla tipo postal?

Tiene las clásicas playas paradisiacas, pero en contraste con montañas de 3.000 metros y hasta un volcán activo. Todo ello en una superficie de 2.500 metros cuadrados, de manera que encuentras mar, sol, nieve y fuego juntos. Un lugar exuberante, donde la experiencia sensorial es muy rica: ves esa vegetación de buganvillas e hibiscus, y hueles la vainilla y las especias de la cocina.

Sensualidad desatada...

Sí, porque además la gente va medio en pelotas, está muy distendida y sometida a estímulos, lo que explica que muchas parejas rompan. De las diez que conocí, ocho se separaron.Imagino lo que debió excitar todo esto al escritor.

A la vuelta escribí un cuento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de abril de 2005