Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Oña se niega a rectificar su acusación falsa contra Naranjo

La vicesecretaria general del Partido Popular, Esperanza Oña, no va a rectificar su acusación de nepotismo contra la consejera de Gobernación, Evangelina Naranjo, una afirmación que ha resultado ser falsa. Oña, que rehusó ayer hablar con este periódico, afirmo en el pleno del Parlamento andaluz del pasado jueves lo que sigue: "Señora consejera, ¿van bien los trabajos de sus dos hermanos colocados en la Junta de Andalucía? y ¿de su hermana colocada en la Diputación? Auténtico nepotismo en el Gobierno andaluz".

La afirmación de la diputada popular resultó ser incierta ya que ninguno de los seis hermanos de Naranjo trabaja en la Junta, mientras que una de sus hermanas es secretaria del grupo socialista de la Diputación de Sevilla desde hace 10 años.

Aunque la consejera anunció que denunciaría a Oña en los tribunales "en 24 horas" si no demostraba la acusación, fuentes jurídicas consideran muy improbable que prospere cualquier demanda ya que como parlamentaria, Oña goza de inmunidad e inviolabilidad por opiniones manifestadas en actos parlamentarios.

La única vía por la que Oña podría acabar declarando ante el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), el órgano encargado de tratar asuntos que afectan a aforados, es que los familiares de la consejera presentasen una demanda de protección al honor.

En declaraciones a EL PAÍS, la consejera reconoció que esta hipótesis se la han ofrecido, pero ella misma la ha descartado porque considera "injusto" que sus familiares se vean sometidos al escrutinio público y salgan de su anonimato. Naranjo dijo sentise "indignada" con Oña, a la que ayer pidió por escrito una rectificación pública.Un portavoz del PP ofreció ayer una desconcertante versión de por qué Oña dijo una falsedad en el pleno. Según esta fuente, la parlamentaria encontró en "unos papeles" con nombres de funcionarios de la Junta a dos personas con los mismos apellidos (Naranjo Márquez) de la consejera. "Y visto el nivel de enchufismo de la Junta, interpretó que eran hermanos y lo dijo en el pleno". Pese a reconocer implícitamente el error, este portavoz aseguró que la diputada popular "no va a rectificar en nada".

La consejera de Gobernación envió ayer un escrito a la número tres del PP en la que le pide que "públicamente manifieste el reconocimiento de lo errado de sus afirmaciones y así lo transmita a la presidencia de la Cámara, para que se pueda proceder a la oportuna corrección en el diario de sesiones, por cuanto dichas manifestaciones lesionan innecesariamente, faltando a la verdad, mi honor y crédito personal". Como el día anterior, reitera que ninguno de sus hermanos "están empleados en la Junta de Andalucía", por lo que "no cabe ni remoto sustento para la acusación de nepotismo". También subraya que "no es admisible la utilización torticera de informaciones, aunque sean erróneas, para justificar la tarea política de oposición parlamentaria". La consejera "da por supuesto que en ningún caso" Oña quiso mentir intencionadamente ante la Cámara. "Prefiero atribuir sus falsas imputaciones en este caso a la misma actitud errada que mantuvo el conjunto de su intervención [en el pleno del jueves] y a toda la información errónea que le haya sido facilitada".

Naranjo, que se despide en la carta deseándole "acierto en el ejercicio de sus responsabilidades", también ha remitido un escrito de amparo a la presidenta del Parlamento, Mar Moreno, para que corrija el diario de sesiones en el que se recoge la falsa acusación de la popular.

La consejera admitió estar "indignada" con Esperanza Oña y con la situación de que sea ella la que "tenga que demostrar" que la acusación es falsa, una situación que es muy frecuente con los políticos que a menudo se ven obligados a invertir la carga de la prueba y demostrar que son inocentes. "Esto demuestra la falta de rigor y la estrategia de mentira, calumnia y difamación" que, en su opinión, desarrolla el Partido Popular.

Naranjo dijo entender que la oposición le dirija reproches o acusaciones por su gestión política "porque eso va en el sueldo, pero a lo que no tienen derecho", añadió, "es a hacer acusaciones falsas que implican a otras personas". La consejera no va a pedir la dimisión de Oña. "Yo no voy a hacer lo mismo que Javier Arenas. Hay que recuperar la dignidad de la vida pública, porque la gente se lo merece. Y que cada uno actúe en conciencia".

Si la vía parlamentaria no da resultado, es posible que Naranjo envíe un requerimiento notarial a la diputada del PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de abril de 2005